Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tríada callejera: Plano de Campo de Criptana por Domingo Miras (1911)

Tríada callejera: Plano de Campo de Criptana por Domingo Miras (1911)

No hay, como es lógico, trío, tríada o trinidad sin tres. Y como trío, tríada o trinidad son las tres calles, o caminos, o paseos, llámense como se quiera, que se abren desde el casco urbano criptanense hacia el sur, casi como un abanico, hacia el Puente de San Benito, a la Estación y a sus muelles. Y como sólo de los dos últimos nos hemos ocupado ya en este blog, de justicia es que abordemos hoy lo que haya que decir, que a lo mejor no es mucho, del tercer elemento de este trío, tríada o trinidad, llámese como se quiera: la calle o camino del Puente (véase: El «monopoli» criptanense, Campo de Criptana, 1900, XV: La Estación).

Quizá más propio fuese en aquellos años de finales del siglo XIX llamarlo camino, porque como camino al Puente de San Benito se concibió, antes de que las casas criptanenses y sus vecindarios, y sus bodegas y sus fábricas de antaño comenzaran a colonizar las tierras del sur, las que hay entre la carretera y el ferrocarril, en un proceso urbanístico que aún está inacabado y, posiblemente, así quede para siempre. Recordemos que en 1885 las últimas casas y corralones de Campo de Criptana eran las del extremo sur de la calle Castillo (o El Tumbillo, como aún popularmente se llama), las de la calle Huertopedrero, las de la Plaza del Pozohondo, y que la actual calle de la Serna era una pequeña y discreta salida que quizá entonces no podría merecer ni nombre de calle y llevaba directamente a los campos, es decir, a las sernas criptanenses que abrazaban al pueblo por aquel entonces por el sur.

La calle del Puente: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

La calle del Puente: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Ya aparecen en aquel año de 1885 perfectamente formadas ambas calles en el plano de Campo de Criptana por Domingo Miras, en 1911, la del Puente y la del Paseo de la Estación; la tercera del trío, el camino de los muelles estaba, como ya se ha dicho en otras ocasiones, en proyecto (véase: Campo de Criptana, 1910: Hágase un camino a los muelles de la Estación… y el camino se hizo).  La expansión criptanense era ya, por aquellos tiempos, imparable. Eran estas calles aún caminos en este plano de 1911, pero el casco urbano iba extendiéndose poco a poco hacia el sur con ellas como guías.

Era esta calle o camino del Puente de las tres la que ya estaba más urbanizada, al menos hasta el lugar que ocupa actualmente el parque. Del año 1890 conocemos los nombres de varios vecinos  que aparecen citados en el listado de contribuyentes electores de la localidad que publica el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real (supl. 36, del miércoles 8 de enero). He aquí los nombres, su dirección y la contribución que pagaban:

Núm. 3. Pedro Villajos Paniagua. 99’94 ptas.

Núm. 8. Juan Tomás Abad y Beamud. 35’63 ptas.

Núm. 10. Tomás Campo y Romero. 32’65 ptas.

Núm. 19. José Vicente Ortiz Quintanar. 103’71 ptas.

Núm. 23. Ignacio Huertas Parreño. 26’14 ptas.

Sin núm. Francisco Huertas Rubio. 39’97 ptas.

Sin núm. Aurelio Manzaneque Casero. 38’24 ptas.

El Puente de San Benito: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

El Puente de San Benito: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Es una lástima que esta calle perdiese su nombre original, «Calle del Puente», que tenía aún en el plano de Campo de Criptana de 1911, porque ese puente, y su río, siguen siendo, a pesar de todo, algunos de los elementos más evocadores de la historia de la localidad y, guste o no, todo pueblo mantiene su vinculación con la tradición, con la historia, con su memoria y con su paisaje gracias a los topónimos. Cuando el nombre «Calle del Puente» desapareció del callejero de Criptana se perdió algo más, mucho más, que un simple nombre. Quizá estas reformas en el nomenclátor callejero, no siempre acertadas, hayan sido uno de los errores más lamentables en la historia de Campo de Criptana.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO