Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pozohondo en invierno: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

Pozohondo en invierno: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

Quizá va siendo ya hora de dar carpetazo a este conjunto de entregas del “monopoli” criptanense dedicado a la Plaza del Pozohondo. Es, quizá, el lugar del callejero criptanense al que más espacio se ha dedicado en este blog, no solo en la serie del “monopoli”, sino también en muchos otros artículos que directa o indirectamente han tratado sobre él. Antes de llegar al final, sin embargo, convendría hacer un breve repaso por algunos de los que fueron sus vecinos hace ya mucho, mucho tiempo, tanto que ni siquiera la memoria del vecindario guarda recuerdo de ellos. Ubi sunt? A lo mejor la vida es como el agua de ese caz, que fluye sin parar para todos y sin tener ningún miramiento con nadie. El tiempo no perdona a nadie, ni siquiera al Pozohondo, ni tampoco a su historia.

Alrededores del Pozohondo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Alrededores del Pozohondo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Veamos, por tanto, los nombres de algunos de los vecinos que en la segunda mitad del siglo XIX vivían en el Pozohondo. Recordemos algo que nos parece fundamental en este blog: detrás de cada nombre hay una historia, casi siempre anónima, y por ello merece la pena, al menos que los conozcamos. Quizá con ello resucitaremos un poco, muy poco, lo reconocemos, de sus historias; quizá, lector de hoy, encuentres el nombre de alguno de tus antepasados entre ellos. Sólo con ello, supongo, dejarán de estar olvidados por un instante y volverán, por un instante, a estar vivos, aunque solo sea fugazmente. Es lo que tiene el recuerdo, que aunque solo sea por un momento vivifica el olvido.

¿Y dónde encontramos esos nombres? La respuesta es fácil: en los listados de contribuyentes electores que publicaba el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, como hemos hecho en muchos otros casos. Comencemos, pues, con el número correspondiente al 9 de noviembre de 1877. Encontramos en él a los siguientes pozohonderos, con expresión exacta del lugar de su domicilio, nombre completo, profesión (la inmensa mayoría propietarios, como era de esperar entre los contribuyentes electores) y contribución urbana que pagaban:

Núm. 1: Andrés Reíllo López. Propietario. 65,24 ptas.

Núm. 3: José Vicente Manzanares Villanueva. Presbítero. 62,94 ptas.

Núm. 4: Felipe Palmero Fermoso. Propietario. 44,43 ptas.

Núm. 6: Francisco López Casero Gómez. Propietario. 74,45 ptas.

Núm. 9: Telesforo Mínguez Amores. Propietario. 44,12 ptas.

Núm. 15: Juan Antonio Lázaro (y) Cruz. Propietario. 25,09 ptas.

Núm. 16: José Antonio Lizcano de Vela Fernández. Propietario. 91,17 ptas.

Núm. 18: Felipe Casarrubios Parreño. Carpintero. 84,6 ptas.

Núm. 18: José María Flores de Francisco y Flores. Propietario. 54,78 ptas.

Nieve en el Pozohondo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

Nieve en el Pozohondo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

Igual situación hallamos en el listado del Boletín provincial del 8 de enero de 1881, con la excepción de la ausencia del carpintero Felipe Casarrubios Parreño, en el núm. 18. Encontramos, sin embargo, pequeños cambios que no sabemos si achacar a erratas o a cambios reales de domicilio. Se da como domicilio de Juan Antonio Lázaro el número 16 y no el 15. A Francisco López Casero Gómez lo sitúa en el núm. 4 y no el 6. No sería extraño, sin embargo, explicar estos cambios como erratas, porque las hay y muchas en esta publicación. Encontramos respecto al pozohondero del núm. 3, el presbítero José Vicente Manzanares, su segundo apellido Villarrubia y no Villanueva, como era realmente.

Lo dejamos aquí por hoy. Mañana seguiremos hablando de algunos de estos vecinos, y de más cosas del Pozohondo.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO