Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

William Adolphe Bouguereau: Alma parens (1883). Colección Privada

William Adolphe Bouguereau: Alma parens (1883). Colección Privada

En el artículo de ayer convocaba el Ayuntamiento de Campo de Criptana una plaza de matrona o partera. Estaba firmado el anuncio por el alcalde, Eduardo Cueto, y se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real del 8 de enero de 1930. Pero no era la única plaza que se convocaba. A continuación se inserta en el mismo boletín otro anuncio, en este caso para una plaza de médico tocólogo. La de matrona estaba dotada con mil pesetas al año que, como dijimos, corrían a cargo del ayuntamiento; la de médico tocólogo estaba dotada con dos mil, también a cargo consistorial. El proceso para médico tocólogo era muy similar al de matrona, aunque mucho más complejo y con más requisitos, como correspondía a mayor titulación y mayor sueldo. Hoy los términos «tocólogo» y «tocología» parecen estar en retroceso en el uso de la lengua española; poco a poco parece ir siendo desplazado por «obstetricia» que, según el DRAE es la:

Parte de la medicina que trata de la gestación, el parto y el puerperio.

Hablemos ahora algo de los términos «tocólogo» y «tocología». Son dos de los muchos helenismos relacionados con la medicina que encontramos en nuestra lengua. Los componentes «-logo» y «-logía» son muy corrientes en castellano para la formación de palabras, pero no lo es tanto «toco-«. Viene éste del griego τóκος , «parto», sustantivo derivado del verbo τíκτω, «dar a luz», «parir». Pero es curioso que, además, de «parto» la primera palabra tenga también un valor muy especial en el Cristianismo. Se encuentra en una de las palabras griegas que designan a la Virgen María, la «Madre de Dios», Θεοτóκος, en latín Mater Dei.

No es extraño que por aquellos años tuviesen que estar los pueblos bien provistos de matronas y tocólogos, dado el gran número de nacimientos por familia que había. Abundaban, por tanto, las familias numerosas y su reconocimiento oficial conllevaba un subsidio. Veamos un ejemplo de ello. Poco antes de la publicación del anuncio de convocatoria de la plaza de médico tocólogo, en el Boletín provincial del 14 de octubre de 1929 aparecía una real orden, núm. 1.371 del Ministerio de Trabajo y Previsión por la cual:

Vistos los expedientes incoados por los señores que más adelante se mencionan y teniendo en cuenta que, tanto en el fondo como en la forma, se ajustan a las disposiciones que regulan el Subsidio a las familias numerosas,

S. M. el Rey (q. D. g.) ha tenido a bien otorgar a los mismos la calidad de beneficiarios de dicho subsidio en concepto de obreros…

William Adolphe Bouguereau: El nacimiento de Venus (1879). París, Musée d'Orsay

William Adolphe Bouguereau: El nacimiento de Venus (1879). París, Musée d’Orsay

Y encontramos a dos criptanenses en el listado. Con el núm. 5689 figura Demetrio Sánchez Guijaldo Carrandero, que vivía en la calle Mayorazgo 15; con el núm. 5693 a Marcial Muñoz Olmedo, con domicilio en la calle Maestro Manzanares. Sobre este último tenemos una noticia adicional. En el Boletín provincial del 11 de mayo de 1932 se publicó un anuncio del Tribunal Provincial de lo Contencioso Administrativo de Ciudad Real que notificaba el recurso contencioso administrativo que habia iniciado Muñoz Olmedo contra el acuerdo del Ayuntamiento criptanense de 20 de mayo de 1931 por el cual se le separaba definitivamente del cargo de Conserje del Matadero Municipal. Situación difícil la de Muñoz Olmedo: con familia numerosa y sin trabajo.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO