Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Río Záncara... lo que debería ser: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

Río Záncara… lo que debería ser: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

Hace algún tiempo, bastante tiempo quizá, dediqué dos artículos al río Záncara, al río ultrajado, no tanto por la naturaleza como por el hombre, río que ya no es lo que es, río del que tantos y tantos han abusado pensando que era un recurso eterno e inagotable, río mancillado, río que ya no es ni aprendiz de río, porque la aridez cubre su cauce, y el polvo se adueña de aquel espacio que tendría que estar ocupado por las aguas frescas, limpias y cristalinas, que alegres, pizpiretas, casi casquivanas y coquetas, como jugando con los juncos, buscan su camino al mar. Es la obligación natural de todo río: ir a parar al mar, como dicta y quiere la naturaleza. Es una lástima que el hombre se interponga tanto entre lo que debería ser y lo que acaba siendo.

En el artículo titulado El río ultrajado (I): Historias del Záncara (Campo de Criptana 1894) contábamos que la Gaceta de Madrid (núm. 188, del 7 de julio de 1894, pág. 106) publicaba el anuncio del proyecto de encauzamiento del río Záncara desde el puente de San Benito, en el término de Campo de Criptana, hasta El Provencio. Como veíamos en aquella ocasión, estaba el anuncio firmado por la reina regente, en nombre de su hijo el rey Alfonso XIII. Recordamos que el proyecto de encauzamiento era obra del ingeniero de caminos, canales y puertos Manuel de la Torre y Eguía. El presupuesto era de 394.112,47 ptas. para la ejecución material y de 453.229,29 ptas. para la contrata del proyecto.

Tres años tardaría en salir a subasta el proyecto. Se publicó el anuncio también en la Gaceta de Madrid (que en aquel tiempo era el equivalente al actual Boletín Oficial del Estado), núm. 93 del 3 de abril de 1897. Veamos qué dice:

En virtud de lo dispuesto en el Real decreto de 8 de Enero de 1896, de conformidad con lo propuesto por el Ministro de Fomento, de acuerdo con el Consejo de Ministros;

Río Záncara... lo que debería ser: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

Río Záncara… lo que debería ser: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2009)

En nombre de Mi Augusto Hijo el REY D. Alfonso XIII, y como REINA REGENTE del Reino,

Vengo en decretar lo siguiente:

Artículo único. Se autoriza la celebración de la subasta para la ejecución de las obras de encauzamiento del río Záncara, con arreglo al proyecto aprobado en 6 de julio de 1894, siendo su presupuesto de 453.229 pesetas 29 céntimos, y el plazo de ejecución de dos años.

Dado en Palacio á dos de Abril de mil ochocientos noventa y siete.

MARIA CRISTINA

El Ministro de Fomento,

Aureliano Linares Rivas

No sabemos si este encauzamiento fue beneficioso o no para el río. Quizá sí; quizá era tan abundante su caudal entonces que precisaba de medidas como éstas. ¡Quién lo diría hoy, viéndolo tan ajado, tan seco, tan sediento… tan ultrajado! No tiene nada de extraño que el Záncara, de ser otrora río esplendoroso, sea hoy árido lecho. Nada hay inagotable en este mundo, y mucho menos la naturaleza.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO