Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La pina cuesta: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

La pina cuesta: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Hoy cambiamos completamente de tema. Dejamos atrás los topónimos, las historias del agua, los parajes criptanenses, sus llanuras, sus sierras, sus paisajes, sus cielos y sus horizontes. Dejamos a un lado sus calles, sus historias cotidianas, sus alegrías y sus tristezas. Dejamos a un lado todo eso y nos adentramos en otro mundo, el de la poesía, el de la literatura. Y nos vamos para ello al semanario Toledo, año II, núm. 87, del 15 de diciembre de 1917 publicaba en su pág. 7 unas “Notas Manchegas”, poéticas, con el titulo La fiesta de la Criptana firmadas por el conocido periodista de la época Rómulo Muro. Reproducimos a continuación estas estrofas, tal y como están publicadas en el semanario citado, y dedicaremos después unas palabras a su autor. Sí, así lo haremos, tartanero. Dicen así:

Notas Manchegas

La fiesta de la Criptana

Engalana la tartana
y condúceme ligero
al templo de la Criptana,
tartanero, tartanero.
_

Se eleva la enhiesta ermita
en la cima del Otero,
y allí está la Virgencita,
¡vamos pronto, tartanero!
_

La encontraron los pastores
al reflejo de un lucero
escondida entre las flores,
y es muy bella, tartanero.

De la ermita en la terraza,
a compás del guitarrero,
el rapaz y la rapaza
bailotean, tartanero.
_

Habrá merienda sabrosa
de jamón y de cordero,
y allí el vinillo reposa
de las jarras, tartanero.
_

Ya voltea el campanillo
el alegre campanero,
ya nos llama el monaguillo,
¡vamos pronto, tartanero!
_

Subiendo la pina cuesta
marcha jadeante el romero
para asistir a la fiesta,
¡sigámosle, tartanero!

Y dentro del Templo Santo
pide contrito y sincero
que la Virgen con su manto
nos cobije, tartanero.

Plácida está la mañana,
el manchego está altanero.
¡Que la Virgen de Criptana
es su Virgen, tartanero!

Monta y el látigo agita,
y a trote cascabelero
llévame pronto a la ermita
de la Virgen, tartanero.

Hasta aquí las estrofas de Rómulo Muros. Era, como ya se ha dicho, un conocido periodista y escritor de la época.

El santuario: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2007)

El santuario: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2007)

Tenemos una semblanza de su vida en la nota que publicó ABC el 31 de agosto de 1927 (pág. 4), con motivo de su fallecimiento. Según se nos dice en esta necrológica, era colaborador de ABC y de Blanco y Negro. Había nacido en San Martín de Pusa, en la provincia de Toledo. Estudio Derecho en la Universidad Central, aunque se dedicó después al periodismo. Trabajó en El Nacional y luego en ABC como reportero. En su faceta como escritor publicó libros poéticos como Cantares y coplas, Poemas invisible, Hombres de Toledo, Gotas de cera, Mostacilla y Pimienta, Albaricoques de Toledo y otros. Escribió también obras de teatro, como La tiple ingeniosa, El pozo amargo, El Cristo de la misericordia y otras. Fue enterrado su cadáver ese mismo día 31 de agosto en el cementerio de la Almudena. A los criptanenses dejó esta poética excursión en tartana al santuario de la Virgen, al santuario de “la Criptana”.

Sí, tartanero, ésta es la fiesta de poesía, la de de Rómulo Muro, “la fiesta de la Criptana”… . Deprisa, tartanero, que llegamos tarde. Deprisa, tartanero, que la noche se echa encima. Deprisa, tartanero… que la fiesta se acaba. ¡Pues que se acabe!… deprisa, tartanero…

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO