Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El soldado (Olimpia, Grecia): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

El soldado (Olimpia, Grecia): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

No hemos prestado mucha atención hasta ahora en este blog a una fuente de información que resultaría de gran interés para conocer algunos aspectos de la vida de criptanenses de otros tiempos. Son las listas de quintas, de mozos sorteables, de mozos exentos del servicio militar, de mozos en paradero desconocido y, también de mozos que fueron al servicio militar y no volvieron porque la Parca, muchas veces, se cruzó en su camino, y ya sabemos que, cuando la Parca se cruza, poco o nada se puede hacer. Tengamos en cuenta un dato importante: hasta poco antes del final del siglo XIX tuvo España colonias de ultramar, como Cuba y Filipinas y había muchas posibilidades de que en los sorteos el destino decidido por azar fuese cualquiera de estos lugares. Y tal destino, que podría para algunos parecer toda una aventura era, para la mayoría, una tragedia, especialmente en tiempos de economías familiares precarias y de poca o nula protección social. No digo que vayamos a hacer una gran historia a base de estas pequeñas historias, que tienen su lado oficial y también su lado personal. Es imposible. Son tantos y tan variados los datos de que disponemos, y están tan dispersos, que una sistematización racional sería completamente imposible. Por ello, conscientes de las limitaciones del tema, lo abordamos a partir de ahora picando aquí y allá, donde podamos, de forma que esta serie discurrirá por el blog como el Guadiana, apareciendo y desapareciendo, apareciendo cuando menos se lo espera uno, y desapareciendo del mismo modo. La sorpresa, en estas cosas, nunca viene mal; incluso, a veces, se agradece.

Dedicamos el artículo de hoy a la revisión que la Comisión provincial hizo de las exenciones decididas en el Ayuntamiento criptanense. Ello ocurrió en 1873. Estuvieron presentes en esta comisión un grupo de médicos que debían corroborar si las exenciones por defecto físico eran o no reales, puesto que no faltarían quienes quisieran escapar al servicio militar con excusas variadas, como es del todo lógico. Los datos proceden del Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 16 de febrero de 1874. Agrupo los casos por similitud de casuísticas, centrándome hoy en algunas de ellas y dejando para mañana las restantes. Nos ocuparemos hoy de los casos de exención por defecto físico, por situaciones familiares especiales, como ser hijo de viuda pobre. Dejamos para mañana las exenciones por defecto físico y situación familiar, por ser hijo de padre mayor o impedido, por tener un hermano en el servicio militar o por situación familiar excepcional.

Comenzamos, así pues, con los casos de exención por defecto físico y por situaciones familiares especiales. Por la primera causa habían sido en primer lugar exceptuados del servicio militar los jóvenes criptanenses Estanislao París, Valentín de la Rica, Antolín Martínez, Facundo Marcos, José García, José María Rubio, Andrés Vela, Hilario Ortiz, Ángel Olivares. De ellos, a Estanislao París se le reconoció en la comisión provincial su exención por defecto físico, e igual ocurrió con Valentín de la Rica. No ocurrió lo mismo con los mozos Martínez, Marcos, García, Vela, Ortiz y Olivares, que fueron declarados soldados en contra del criterio municipal.

Ilya Repin: La despedida de un recluta (1879). San Petersburgo, Museo Nacional

Ilya Repin: La despedida de un recluta (1879). San Petersburgo, Museo Nacional

Otro de los motivos de la exensión del servicio militar era la situación familiar. Era variada la casuística, pero la más común era ser hijo de viuda pobre cuya subsistencia dependía del trabajo del hijo. Se encontraban en esta situación los mozos criptanenses Miguel Martín Serrano, Joaquín Parreño, Santos Muñoz, Antonio Parreño, José Suárez, Fructuoso Angulo, Ángel Medina, José Campos Rodrigo, Fernando Olivares. En todos los casos se ratificó la decisión del Ayuntamiento criptanense, y quedaron exentos. En particular, de Antonio Parreño se especifica que era “hijo natural de viuda pobre”. Un caso especial fue el de Fernando Olivares. Había quedado, al igual que los anteriores, también exceptuado del servicio militar por el Ayuntamiento criptanense por ser hijo único de viuda pobre a la que él mantenía también «con el producto se su trabajo”. Se presentó también ante la comisión. Se comprobó que estaban justificadas las razones que dieron lugar a tal excepción. Sin embargo, parecía que había otro hijo, un hermano mayor de 17 años que “se dice estar sirviendo por su suerte en el Ejército”. En este caso, hasta aclarar el asunto, la comisión decidió declarar a Martín Olivares “pendiente de acreditar este particular”.

Hasta aquí las pequeñas historias de criptanenses del año 1873. Seguro, lector, que entre ellos encontrarás a alguno de tus antepasados, algún tatarabuelo, o algún bisabuelo. Será lo más probable. Los apellidos que encontramos son algunos de los que eran y son más comunes en Campo de Criptana.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO