Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

En este continuo viajar por el pasado, una veces más lejos y otras menos, va pareciéndose este blog, así como quien no quiere la cosa, a la máquina del tiempo de H. G. Wells, que uno se sube y no sabe muy bien dónde va a acabar. Reconozco que los artículos de los últimos días han podido marear un poco al lector con estos ires y venires, pues estábamos en el año 1965 y de repente, ayer, nos plantábamos en 1880. Y, como en esto de los viajes por el tiempo todo es posible, retrocederemos hoy aún más, y nos vamos al Campo de Criptana de 1852, a la época de los contribuyentes electores, es decir, de aquellos que tenían derecho al voto porque tenían posibles… porque pagaban contribución. Recuerdo aún no hace mucho haber oído a alguien hablar despectivamente de otra persona diciendo que «no paga mucha contribución», sin duda, como recuerdo de aquellos ya lejanos tiempos del siglo XIX en que la sociedad se dividía entre unos muchos que no pagaban contribución, porque no tenían casi nada, y quienes sí pagaban, una gran minoría, que lo tenía casi todo.

Ya nos hemos referido a estas cuestiones muchas veces en este blog. Cada año el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real publicaba largos listados que recogían, pueblo a pueblo, los nombres de los contribuyentes electores de la provincia, con consignación, además, de su dirección, profesión y cantidad de contribución que pagaban. De vez en cuando, además, se publicaban las incidencias que se producían en estos censos: errores, defunciones, nuevas inclusiones etc. Y es en esto, precisamente, en lo que nos vamos a fijar hoy para conocer algunos nombres de criptanenses de mediados del siglo XIX.

Calles de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Calles de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

La fuente será el Boletín Oficial Extraordinario de Ciudad Real, núm. 32, del jueves 12 de febrero de 1852. En las páginas 1 y 2 se publica un artículo de oficio (núm. 53) del gobierno de la provincia con la «Rectificación de listas de electores para Diputados á Cortes» de la provincia, distrito a distrito. En el segundo distrito, que correspondía a Alcázar de San Juan, encontramos la nota remitida por el alcalde criptanense el 27 de enero de ese año con noticia de estas rectificaciones en su localidad. Veamos ahora cuáles eran y a quiénes afectaban:

Defunciones:

Ignacio Peñaranda, Antonio Maiquez, José Antonio Flores, Dionisio Manjavacas, Cecilio Pellitero, Manuel Salcedo.

Duplicados:

Pablo Borja, Manuel Flores.

Nuevas inclusiones por haber adquirido derecho electoral:

José María Melgarejo, Francisco Mínguez de Herencia, Victoriano Sañoso, Francisco Flores de Antonio, León Escribano, Diego Plaza, Juan Flores, Francisco Amaldo, cura párroco.

Errores que se deben corregir:

Silverio María Pulpón: debe decir Silvino María Pulpón; Diego Manias: debe decir Diego Magues; Joaquín Muñoz Santos: debe decir Joaquín Martínez Santos; Jesús Sánchez Reivo: debe decir Jesús Sánchez Reillo; Antonio Montesino: debe decir Antonio Jiménez Montesino; Juan Benito Casarrubias: debe decir Juan Benito Casarrubios.

Calle Virgen, "olim" de Magnes: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Calle Virgen, «olim» de Magnes: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Respecto a la corrección de errores debemos tener en cuenta que los listados se enviaban desde los respectivos ayuntamientos al gobierno provincial en documentación manuscrita, por lo cual no serían raros los errores de lectura y la introducción en los textos, por tanto, de estos errores.

Es curiosa la corrección respecto a «Diego Manias». Se propone la rectificación «Diego Magues» pero, también esta forma es errónea. Realmente el apellido es Magnes, presente en el Campo de Criptana de aquella época. Recordemos que el primer tramo de la calle de la Virgen de Criptana, el que va desde su comienzo hasta la actual calle Castillo, se llamó hasta 1890 «Calle de Magnes», sin duda en recuerdo de algún miembro de esta familia. Nos preguntamos también si no habrá otra errata en el nombre de uno de los citados como difuntos, Antonio Maiquez: ¿habrá que corregir «Maiquez» por «Marquez»?.

Respecto al apellido Casarrubios, no sabemos la razón por la que en muchos casos encontramos el error «Casarrubias», no solo en boletines oficiales del siglo XIX, sino, incluso en prensa y en periódicos de las primeras décadas del siglo XX. Del apellido «Reíllo» no es extraña la confusión «Reivo», como tampoco es raro que, cuando alguien de Alcázar de San Juan lo oye, tienda, erróneamente, a corregirlo por Reguillo, por ser éste muy común allí y ser muy raro el primero.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO