Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El día y la hora: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

El día y la hora: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Es curioso cómo el tiempo nos va dosificando la información y no nos ha desvelado un dato o un nombre en todo este tiempo y, de repente, un día, de repente, encontramos un nombre criptanense de hace ciento cincuenta años y volvemos a encontrarlo al día siguiente e, incluso, otro día más. A veces parece que el tiempo prepara las cosas cuidadosamente y que revela los secretos cuando quiere y como quiere, y repentinamente algo o alguien de quien no habíamos antes oído hablar, se nos hace tan familiar como si lo conociésemos de toda la vida. En estas cosas el tiempo es puntilloso y precavido. A ver si va a ser verdad que todo está ya escrito y está preparado y que el tiempo ya tiene un plan para cada uno. A ver si va a ser verdad que nuestro tiempo también está ya fijado… el año, el mes, el día, la hora.

Te preguntarás, lector, a qué viene esta pequeña disquisición sobre arcanas habilidades del tiempo. Todo tiene su explicación, y la verás a continuación.

El tiempo... : Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

El tiempo… : Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Salía a relucir ayer el nombre de Gerónimo Magnes, aquel criptanense de otros tiempos que en el año 1872 se negó a participar en la comisión que había formado el ayuntamiento para la delimitación del término municipal. Como dijimos, el ayuntamiento desestimó su renuncia(véase: Una comisión, un puente en ruinas y la renuncia de Gerónimo Magnes, Campo de Criptana, 1872). Escribíamos este artículo ayer por la tarde y, he aquí la sorpresa, por la noche volvíamos a encontrarnos este mismo nombre, en otras circunstancias.

Cinco años después, en 1877, Gerónimo Magnes ya no era un ciudadano normal de Campo de Criptana. Era su alcalde constitucional. Lo sabemos por un anuncio del ayuntamiento criptanense que se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real del 25 de abril de ese año que da cuenta de la reducción de miembros de la asamblea de vocales asociados de la villa. Veamos con exactitud lo que se dice:

CAMPO DE CRIPTANA

D. Gerónimo Magnes, caballero de la Real órden americana de Isabel la Católica, Alcalde constitucional de esta villa.

Hago saber: Que, cumpliendo con lo prevenido en los artículos 59 al 61 de la Ley municipal, se ha procedido al sorteo entre los 39 individuos de que se componía la Asamblea de vocales asociados de esta villa, para los 13 que ha de constar en la actualidad, resultado de dicha operación elegidos los señores siguientes:

Excmo. Sr. Marqués de Corvera, D. Mariano Quirós, don José María Melgarejo, D. Teodero (sic) Millán, D. Ramon Pulpon, D. Antonio Reillo, D. Casimiro Flores, D. Antonio Quintanar, D. Florencio Cruz, D. Rufino Flores, D. Gumersindo Bustamante, D. Victoriano Sañoso y D. Jesús Castellanos.

Está firmado el anuncio en Campo de Criptana el 21 de abril de 1877, por el alcalde, Gerónimo Magnes y por el secretario, Juan José Granero.

Francisco de Goya: Duelo a garrotazos (1820-1823). Madrid, Museo del Prado

Francisco de Goya: Duelo a garrotazos (1820-1823). Madrid, Museo del Prado

Un dato llama la atención: se dice que la asamblea de vocales asociados tenía 39 miembros. No sé si en un grupo tan grande se podía llegar a algún acuerdo. Se redujo a 13. Mal hecho, mal número para una comisión, mal fario… A lo mejor también son demasiados para una comisión, cuando a veces entre dos personas es imposible el acuerdo. ¿Y siete? También muchos; difícil llegar a acuerdos. ¿Y dos? Cada uno tendrá su idea de las cosas y cada uno la mantendrá contra viento y marea; imposible también… un entendimiento. ¿Y uno? Tampoco, porque todos tenemos nuestras contradicciones internas, y de lo que decimos un día nos desdecimos otro, y a veces es imposible que estemos de acuerdo con nosotros mismos, por lo cual, la coherencia en uno mismo es, también, imposible. Y llegados a este punto, encuentro que esta disquisición me ha llevado a un callejón sin salida… y sin solución. La dejo aquí.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO