Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ruinas en la tempestad: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1994)

Ruinas en la tempestad: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1994)

Hablando de Jovito Romeral Sahuquillo nos salió a relucir en el artículo la participación de instituciones y personas criptanenses en la suscripción nacional que se organizó para ayudar a los damnificados en los terremotos de Granada y Málaga de 1884. Ocurrió un día de navidad, el 25 de diciembre, y fue, quizá, el más destructivo de la historia reciente de España. Causó más de mil víctimas y los daños materiales fueron inmensos. En la provincia de Ciudad Real las donaciones se recogían en el gobierno civil, por lo que no es extraño que el Boletín Oficial de la provincia fuese poco a poco dando los datos de las cantidades recaudadas. Provenían de todos los pueblos de la provincia, y entre ellos, por supuesto, estuvo Campo de Criptana. En el número correspondiente al lunes 7 de diciembre de 1885 se recogen los datos de lo recaudado. Hasta entonces se llevaban ya recogidas 20.453 pesetas con 15 céntimos; la suma final de esa entrega sería de 24.481 pesetas con 99 céntimos.

Destrucciones varias: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Destrucciones varias: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

En Campo de Criptana estuvo a la cabeza de las donaciones el Ayuntamiento, que entregó 150 pesetas. Le siguió lo recaudado como «producto de una función en el Salón capitular, que ascendía a 59 pesetas. Las demás donaciones eran de particulares. Francisco de Paula Baíllo dio 50 pesetas, y los restantes hicieron aportaciones que oscilaban entre 8 y 1 pesetas. Veamos ahora cuáles fueron:

Miguel Molero, 5 ptas.; Mariano Olmedo, 5; Jovito Romeral, 2’50; Francisco Valera, 5; Quiliano Casarrubios, 4; Manuel Quiñones, 5; Juan José Granero, 3; Pablo Millán, 2; José María Carramolino, 2’50; José Antonio Herencia, 3; Andrés Perucho, 5; Juan Manuel Carramolino, 2; Pío Cañadas, 5; Justo Sánchez Escribano, 2’75; Francisco Granero, 2’50; Manuel Granero, 2’50; Matías Olivares, 1’50; Francisco Escobar, 1’25; Ricardo Torres, 1’25; Porfirio Olmedo, 1’25; José Joaquín Sánchez Villacañas, 7’75; Fabián Tirado, 2’75; Santiago Vallejo, 2’75; Valentín López de la Rica, 2; Ignacio Carriazo, 1’75; Manuel Beamud, 1’75; Pedro Regalado Delgado, 1’75; Pablo Cruz, 1’50; José Casarrubios, 1’50; José Antonio Flores, 1’50; Julián Quintanar, 1’50.

Ruinas (Santa Ana): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1994)

Ruinas (Santa Ana): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1994)

Éstos fueron los criptanenses que aportaron sus donativos en esta suscripción. Algunos de ellos son conocidos ya en este blog y estuvieron muy presentes en la vida pública de Campo de Criptana. Miguel Molero era alcalde por aquel entonces, igual que antes lo había sido Jovito Romeral, aunque, hay que reconocerlo, su mandato estuvo lleno de turbulencias y de conflictos consistoriales (véanse: La suspensión del Ayuntamiento y cosas de la política, Campo de Criptana 1885). Fue, además, Molero protagonista de un polémico affaire con el Casino de la Concordia (véase: Campo de Criptana, 1885: El alcalde contra el baile benéfico del Casino de la Concordia, I). Muchos de los aquí citados, además fueron concejales en diversos periodos de la historia consistorial de aquellos años, y algunos de ellos se cuentan entre los concejales díscolos que se rebelaron contra Molero en el periodo en que era alcalde (véase: La rebelión de los concejales, Campo de Criptana, 1883). Pío Cañadas era secretario del Ayutamiento.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncio publicitario