Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Donde una posada hubo: Plano de Campo de Criptana por Domingo Miras (1911)

Donde una posada hubo: Plano de Campo de Criptana por Domingo Miras (1911)

Volvemos hoy a los tiempos en que era alcalde de Campo de Criptana Celestino Martínez Santos. Hace poco salía a relucir la compra por parte del Ayuntamiento de una posada en la calle Alfonso XII (actual calle Murcia). Había que dejar sitio a una plaza para decoro público y ornato del urbanismo criptanense. Eso se decidió en la sesión ordinaria del día 18 de marzo, según nos cuenta el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 5 de junio de 1912. Y ya que estábamos en ese momento del pasado criptanense, he pensado hoy cuando me iba a poner a escribir este artículo ¿por qué no seguimos allí? Y como no hubo ni argumento que pudiera oponer a esta decisión, aquí seguimos, y haremos referencia hoy, por tanto, a cosas que se decidieron en aquellos días en el Ayuntamiento criptanense. Advierto antes, sin embargo, que lo que sigue no son sino unas notas sueltas e inconexas, además de variopintas en tema.

El piso móvil de D. Bernardo

Edgar Degas: El café concierto en les Ambassadeurs. Lyon, Musée des Beaux Arts

Edgar Degas: El café concierto en les Ambassadeurs. Lyon, Musée des Beaux Arts

Fue D. Bernardo Gómez protagonista de la sesión ordinaria del día 5 de febrero (que se celebró en supletoria el día 7). Era D. Bernardo, como bien sabes lector, farmacéutico insigne de Campo de Criptana y también músico, compositor y director de la Filarmónica Beethoven. Era uno de esos pocos polifacéticos de Criptana que, aunque eran uno en persona, parecían trino en actividad, de tanto como hacían y sabían hacer, y de tanto lustre como dieron a la vida cultural y social criptanense de aquellos tiempos (véanse: Bernardo Gómez, músico, boticario, “sancho” azoriniano y criptanenses ilustre, Campo de Criptana, 1889-1918; Viajeros en Campo de Criptana: Azorín, su “Ruta del Quijote” y el himno de don Bernardo, 1905; y Una mazurca para piano de Bernardo Gómez, 1898). Parece que D. Bernardo tenía por aquel entonces arrendado el teatro municipal criptanense y solicitó una licencia para “hacer un piso movil” en él, ¿quizá destinado a una orquesta? Esto ya no lo sabemos. Es pura especulación, porque especular todavía es algo que se puede hacer en libertad, al menos por ahora… cuando llegue la ley mordaza, ya veremos. El Ayuntamiento accedió y dio permiso al susodicho para la instalación de ese piso móvil.

El pan de cada día

De vez en cuando se ponía en aquellos tiempos a los panaderos en el punto de mira de la opinión pública. Eso ocurría cuando subía el precio del pan, y parece que era algo más habitual de lo deseado. En la sesión ordinaria del día 12 de febrero se acordó que el alcalde requiriese:

… a los panaderos para que expongan las causas en que fundan el mantenimiento del precio elevado del pan.

La iglesia de Arenales de la Moscarda

La iglesia de Arenales (vista parcial del cuadro "Panorámica de Arenales): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1993)

La iglesia de Arenales (vista parcial del cuadro «Panorámica de Arenales): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1993)

Andaba por aquel entonces el párroco de Arenales de la Moscarda, o de San Gregorio hoy, buscando ayuda para construir una iglesia. Eso ya lo contamos en otra ocasión, por lo que remito a aquel artículo en cuestión (véase: El corresponsal Maximino Cuadra y la iglesia de Arenales, Campo de Criptana 1912). Ese fue, precisamente, uno de los puntos que se tendrían que haber tratado en la sesión ordinaria del 8 de abril, pero no fue así, porque no concurrió el número suficiente de concejales para formar mayoría. Se trasladó la sesión, pues, al día 10, y ese día sí se trató el tema en cuestión:

Se dió cuenta de una instancia del Sr. Cura párroco del anejo Arenales de la Moscarda, solicitando una subvención para la construcción de templo parroquial y cementerio, acordando quedase sobre la mesa para su estudio.

El aparcamiento: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

El aparcamiento: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Quedan más cosas por decir de las sesiones consistoriales de aquellos días, pero lo dejaremos para otro momento. Nos queda por reseñar una curiosidad, una de esas coincidencias imprevisibles del destino que unió en aquella ocasión a Bernardo Gómez y a la posada de la calle Alfonso XII como temas a tratar en las sesiones consistoriales, y, cien años después, Bernardo Gómez tiene su monumento en el lugar que ocupó hace tanto la posada. Y donde estuvo en otro tiempo el monumento de Bernardo Gómez hoy hay un vacío difícil de llenar… un aparcamiento. ¡Qué cosas tiene la vida! ¡Qué cosas hacen los que diseñan el urbanismo! (véanse: El monumento a Bernardo Gómez, la feria, el parque y más cosas, Campo de Criptana 1960; y La “plazoleta”… donde hubo una posada, Campo de Criptana 1912).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO