Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Glorieta (Vista parcial del cuadro "Panorámica de Campo de Criptana"): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2005)

La Glorieta (Vista parcial del cuadro «Panorámica de Campo de Criptana»): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2005)

Nos salía a relucir hace unos días una glorieta en Campo de Criptana. Seamos más exactos: nos salía a relucir “la Glorieta”, así, con mayúsculas, como aparece escrita en los extractos de sesiones del Ayuntamiento criptanense que publicaba el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real. En 1892 el Ayuntamiento acordó realizar una serie de arreglos de esa Glorieta, no sabemos si para bien o para mal, porque en estas cosas de las obras urbanísticas nunca se sabe cuál va a ser el resultado, si bueno o malo. En estos casos hay que confiar el destino de los urbanismos a la providencia, quizá a la divina, mejor, en todo caso, a la de arquitectos, aparejadores y quienes se encarguen de realizar las obras. Otra cosa es que las obras se hagan para efectivo bien y disfrute de los ciudadanos, lo que no siempre tiene por qué ocurrir. En estas cosas la vida depara muchas sorpresas inesperadas que no siempre están al alcance de nuestra comprensión.

Camino de la glorieta (Cuadro "El Retiro"): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Camino de la glorieta (Cuadro «El Retiro»): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Quedó de acuerdo la Corporación del Ayuntamiento en agosto de 1892, como decíamos, en arreglar la Glorieta, esa glorieta, la única (véase: Moderaciones varias, obras… y la Glorieta, Campo de Criptana, 1892) . No se daba en su momento indicación sobre su ubicación; quizá no hacía falta, quizá todo el mundo sabía entonces dónde estaba y sobraban las explicaciones. Y, puesto que nosotros no somos de ese tiempo y escribimos desde una perspectiva que está fuera de contexto, nos faltaban coordenadas históricas, callejeras, urbanísticas o como se quiera para situar con exactitud esa Glorieta en el plano criptanense. Y como las cosas vienen así, como quieren, y sin avisar, he aquí que en los extractos de la corporación que publica el mismo boletín, pero en este caso el del 16 de enero de 1893, se nos resuelve esta duda, la primera duda.

Se trató de nuevo el tema de la Glorieta en la sesión ordinaria del día 12 de diciembre de 1892 (Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 16 de enero de 1893), y parece, por lo que se dice, que la realización de la obra no estaba tan clara, por lo cual se decide:

Recurrir de alzada contra la providencia del Sr. Gobernador, que dispone se confirma el acuerdo adoptado por este Ayuntamiento relativo al ensanche de la Glorieta existente en la plaza pública, en tanto en cuanto se hagan las modificaciones que propone el Sr. Arquitecto provincial en su plano.

Donde hubo una glorieta (Vista parcial del cuadro "La Plaza"): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2005)

Donde hubo una glorieta (Vista parcial del cuadro «La Plaza»): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2005)

En la plaza pública, es decir, en la “Plaza” de Criptana por excelencia. Tenemos aquí, por tanto, la respuesta a la primera duda, que no es poco, teniendo en cuenta que hay dudas que no se han resuelto ni se resolverán nunca, en toda la eternidad. La glorieta estaba en la plaza. Ésa es la respuesta a la primera duda.

Y, como las dudas son como las desgracias, que nunca vienen solas, nos surge ahora otra, es decir la segunda duda: ¿Se hizo por fin la obra o no? Puede que el futuro nos lo diga, pero, por lo pronto, tendremos que esperar. No podemos resolver por el momento esta duda. A lo mejor tampoco podremos en el futuro. Puede que ésta sea una de esas dudas eternas que nunca se resuelven, que quedan ahí… pendientes de la eternidad.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO