Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Bosch "El Bosco": La nave de los locos (1503-1504). París, Museo del Louvre

Bosch «El Bosco»: La nave de los locos (1503-1504). París, Museo del Louvre

Andaba la vida municipal criptanense revuelta aquel ya lejano mes de enero del año 1896, más que una nave de locos, la que hace tanto pintó El Bosco. Una crisis política parecía sobrevolar el Ayuntamiento, o a lo mejor ya era una espada de Damocles. Es lo que pasa con las crisis políticas, que los afectados no se dan cuenta o no se quieren dar cuenta de lo que se viene encima, y se asemejan figuradamente en esto mucho al cornudo, que suele ser el último que ve sus cuernos y solo cuando ya son inmensa cornamenta cae en la cuenta. La vida en esto es cruel, muy cruel, como la naturaleza, y como la vox populi, que barrunta las crisis antes que de que lleguen y adivina cuernos antes de que salgan.

No sabemos exactamente lo que pasó en aquel mes de enero en el Ayuntamiento criptanense, pero hubo una crisis. Lo verás, lector, por lo que viene a continuación, porque por aquellos días, gotearon incesantemente las dimisiones de los miembros de la corporación, tanto que, si nos descuidamos, se queda sin concejales el pleno, y también medio Ayuntamiento. No es la primera crisis de este tipo de la que hablamos aquí. Recordemos aquélla que tuvo lugar en época del alcalde Miguel Molero, aquellos días en que un grupo de concejales se reveló contra la autoridad, y dejaron de asistir a los plenos y se enfrentaron al alcalde y discutieron si un acuerdo se aprobaba por mayoría o por unanimidad. En esto de las cosas consistoriales hay que hilar muy fino con la lengua, porque, como ya demostramos, no es lo mismo mayoría que unanimidad.

Días de frío: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Días de frío: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

De lo ocurrido en aquellos días el mes de enero de 1896, días fríos, días de lumbre en el hogar, de estufa de zoquetes y brasero de picón con badila y alambrera, de mesa de camilla con manta y puntilla… ¿dónde está la badila?… siempre está perdida. Eran fríos, seguramente, aquellos días, pero el Ayuntamiento estaba caliente, tórrido, o digamos ardiente, que todo se queda corto para definir cómo estaba la cosa. Nos lo cuentan los extractos de los acuerdos adoptados por el pleno criptanense en ese mes de 1896 que se publicaron en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real del 6 de marzo. Y como es larga la cosa, iremos por partes, y trataremos hoy una, y dejaremos para mañana otra, y quizá otra más para más adelante. Veamos, pues, cómo fue la concatenación de sucesos:

Sesión extraordinaria del día 3

Decide el Ayuntamiento criptanense aceptar las renuncias presentadas por D. Gregorio Treviño, D. José Antonio Villacañas, D. Simplicio Mínguez, D. Enrique Pérez Bustos y D. Fortunato López Pintor “de sus cargos de Alcalde presidente y Concejales de este Ayuntamiento”.

Sesión supletoria de la ordinaria del 6, celebrada el día 8

Ese día tomaron posesión los Sres. Concejales interinos don Justo Alonso, D. Juan José Granero, D. José Antonio Olmedo, D. Pedro Moreno y D. José López Casero, “nombrados por el Sr. Gobernador civil con fecha del 4 del actual”.

Sesión ordinaria del día 13

Hubo más renuncias, en este caso las que presentaron D. Jovito Romeral, D. Guillermo Lara y D. Alipio Carrasco “de sus cargos de Tenientes de Alcalde y Concejales de este Ayuntamiento”.

Cosas de la política local. Aquí lo dejamos por hoy. Queda más, y mañana seguiremos hablando del tema. Una crisis consistorial puede dar para escribir mucho o para escribir poco, y por ello no podemos ni siquiera predecir cuánto tiempo más nos llevará este tema.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO