Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Artilugios mecánicos varios: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Artilugios mecánicos varios: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Hablábamos ayer de algunos oficios y negocios del Campo de Criptana de 1886 (véase: Los viejos oficios y las sagas, Campo de Criptana 1886, I). La fuente era el Anuario-Almanaque del Comercio, de la Industria, de la Magistratura y de la Administración, o almanaque de las 400.000 señas de Madrid, de las provincias, de Ultramar y de los estados hispano-americanos, del año 1886 (pp. 1025-1026).

Hoy dedicaremos unas palabras a las sagas gremiales criptanenses, a aquellos que pertenecían, verosímilmente, a una misma familia y que practicaban un mismo oficio que seguramente se transmitía de padres a hijos. Veamos algunos de estos apellidos y los oficios con que se relacionaban:

Casarrubios / Herrería: Bernardo Casarrubios, Cristóbal Casarrubios, Jesús Casarrubios.

Escribano / Mecánica: Florentino Escribano, Isidoro Escribano, Rogelio Escribano.

Gullón / Comercio: Alfonso Gullón, Antonio Gullón.

Millán / Lagares de vino: José Millán, Pablo Millán

Ortiz / Carnicería: Jesús Ortiz, León Ortiz, Manuel Ortiz.

Ortiz / Lagares de vino: Ignacio Ortiz, José Vicente Ortiz, Santos Ortiz, Valentín Ortiz.

Más cosas de mecánica (Cuadro ·El estanque·): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2008)

Más cosas de mecánica (Cuadro ·El estanque·): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2008)

Y volvamos ahora a uno de los oficios que nos aparecían ayer y nos ha vuelto a aparecer hoy. Es el de mecánico, término cuyo significado en aquel tiempo no tiene nada que ver con el que tiene hoy, en que se relaciona con automóviles y artilugios mecánicos. El término es viejo en la lengua española. Ya lo encontramos en el Tesoro de la lengua castellana de Sebastián de Covarrubias (1611) y de él se nos dice al respecto (pág. 1086) que «mecánico» designa a un arte que necesariamente debe hacerse aplicando las manos. Más o menos este significado referido al trabajo con las manos encontramos en el Diccionario de la Real Academia Española de 1780 (pág. 614), aunque se añaden connotaciones despectivas propias de una época en que el trabajo físico o con las manos estaba mal visto entre las clases altas:

MECÁNICO. Se aplica á los oficios baxos de la república; como: zapatero, herrero y otros; y así se diferencias los oficios en MECÁNICOS y artes liberales.

Trabajos de herrería: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Trabajos de herrería: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

De ahí que, por extensión, otra acepción nos diga que se aplica el término «mecánico» a «cosa baxa, soez, é indecorosa». No cambia mucho la definición en la edición del diccionario de 1884. En la pág. 688 hay varias acepciones para este término. En la primera encontramos la frecuente y perpleja definición «perteneciente á …», tan común en los diccionarios, y tan irritante para el lector que ávido acude a ellos en busca de un significado. Encontrar respecto a «mecánico» el significado de «perteneciente a la mécanica» es, definitivamente, irritante. En la segunda acepción encontramos un significado que quizá sea más adecuado al oficio:

Perteneciente á los oficios ú obras de los menestrales.

Y si vamos a la definición de «menestral» en esta misma edición del diccionario, el sentido nos queda más claro:

MENESTRAL. Oficial mecánico que gana de comer por sus manos.

Este tipo de mecánicos eran, seguramente, los Escribano de Campo de Criptana en un tiempo en que por «mecánica» se entendía algo que nada tiene que ver con su sentido actual. Así, entre oficios y sagas, de gremios familiares iba la cosa y aquí acabamos por hoy; ya se hace tarde y las ideas del que escribe no dan para más.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO