Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El orden de los papeles: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

El orden de los papeles: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Ya puestos en faena con las cosas económicas y de gremios criptanenses, justo y conveniente es que prosigamos con el repaso de los diferentes negocios de otros tiempos, cuando en Campo de Criptana había de todo, o casi de todo, como ya varias veces hemos dicho. Casi todo, seamos exactos; mar no había ni hay, y playa ni había ni hay, pero ni falta que hace, porque la llanura viene a ser más o menos como un océano.

Hoy nos ocuparemos de un curioso negocio. Era el de Bernardo Martínez, que ejercía su actividad allá por 1912. Lo conocemos por la publicidad que insertó en el periódico local Sancho Panza. Tomemos el número del 17 de marzo de ese año y veamos qué ofrecía a los criptanenses (las tildes de más y las de menos son del original):

¿Quereis encargar sellos de cauchút, sellos para lacre, imprentillas de cauchút y metal, firmas-rúbricas, fechadores, numeradores, foliadores, tinta y tampones para los mismos y todo lo perteneciente a este ramo?

Visitad a Bernardo Martínez, que representa en ésta plaza la fábrica mas importante de España, y os presentará un extenso catálogo de estos artículos.

Por supuesto, en toda publicidad hay que incluir referencia a los buenos precios. Aquí también: «Precios económicos»… por si acaso. Y nos falta por saber dónde se encontraba el establecimiento de Bernardo Martínez. También se nos dice, como es de rigor en estos casos. Podía el cliente encontrarlo en la calle Santa Ana, núm. 47.

Más orden en los papeles: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Más orden en los papeles: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Habrá, sin duda, llamado la atención al lector la forma «cauchút» en lugar del término actual «caucho». «Cauchút» procede del término quechua kawchu (según el DRAE) que designaba a este látex elástico tan versátil en usos industriales; sin embargo «cauchút» no está recogido en el DRAE; sí encontramos las formas «cauchuc» y «cauchú» en el Diccionario histórico de la lengua española de la RAE (Madrid 1936, p. 886) ambas como equivalentes de «caucho», que hoy es la forma más utilizada.

Concluyamos con una reflexión. La existencia de un negocio como éste estaba, sin duda, vinculada a la gran actividad industrial que entonces tenía Campo de Criptana, pues, presumiblemente, fuesen sus oficinas quienes más requiriesen de Martínez el material de oficina que se especifica. Era, sin duda, vital para el papeleo cotidiano de aquel tiempo y para una buena administración de los negocios.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO