Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Santuario de Manjavacas (Mota del Cuervo): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Santuario de Manjavacas (Mota del Cuervo): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2012)

Hay una característica muy peculiar en muchos apellidos criptanenses. Me he dado cuenta ahora de ello. Hay una gran cantidad de tetrasílabos: Manjavacas, Manzanares, Manzaneque, Casarrubios, Moratalla, Sepúlveda, Bustamante, Carrillejo, Panadero, Villafranca, Palomino. No le van a la zaga los trisílabos, también muy abundantes, como Olmedo, Angulo, Alberca, Casero, etc. Es otra peculiaridad más a añadir a esa tendencia tan marcada que presentan estos apellidos: La composición. Hoy es esta composición más o menos previsible y ya no es productiva, es decir, no se pueden generar compuestos así como así y a gusto del consumidor, porque hay legislación que lo impide. Los compuestos que existen hoy en la antroponimia criptanense vienen del pasado y entre ellos podemos citar Sánchez-Alarcos, Lucas-Torres, Díaz-Hellín, López Pintor o Martínez Santos. En el siglo XIX sí era aún una peculiaridad productiva pero, reconozcámoslo, ciertamente caótica. Era normal el patrón APELLIDO + de + APELLIDO + APELLIDO. Por ejemplo, se encuentra en Vicente Olmedo de Manjavacas Carramolino, Valentín Ortiz de José Quintanar, Vicente Manzaneque de Casero Mínguez, etc. (nombres tomados del listado de contribuyentes electores de Campo de Criptana publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real del 9 de noviembre de 1877).

No nos vayamos ahora por los cerros de la antroponimia generalista del XIX en Campo de Criptana en centrémonos en uno de estos tetrasílabos a los que habíamos hecho referencia. Es Manjavacas, apellido muy común en Campo de Criptana que, sin embargo, nos evoca el conocido santuario de la virgen que con este mismo nombre se venera en Mota del Cuervo y, especialmente, de su laguna, paisaje impresionante como pocos. Es palabra Manjavacas de difícil etimología. Digamos, sólo que es un compuesto en cuya primera parte, Manja-, encontramos la misma palabra que dará lugar a Mancha pero con otra evolución. Así, pues, he aquí los nombres de los criptanenses que en ese listado de 282 contribuyentes electores de la localidad tenían el apellido Manjavacas según el boletín provincial de 1877 antes citado, con indicación de su dirección y de la contribución que pagaban:

Ángel Manjavacas Ropero: Pedrero 31. 71,30 ptas.
José Antonio Vela de Manjavacas Bermejo: Pedrero 7. 47,03 ptas.
Juan Manjavacas de Olmedo Olmedo: Granado 31. 149,73 ptas.
Manuel Quiñones de Fuentes Manjavacas: Granado 11. 84,27 ptas.
Pedro Manjavacas Olmedo: Puente 5. 171,28 ptas.
Vicente Olmedo de Manjavacas Carramolino: Cruz Verde 3. 172,74 ptas.

Recordemos las equivalencias de las calles con el nomenclátor actual:

Calle Pedrero = Calle Huerto Pedrero; Calle Granado = Calle Virgen de la Paz; Calle Puente = Calle Antonio Espín; Calle Cruz Verde = Calle Fuente del Caño

Hemos hecho referencia a los apellidos compuestos. Aquí tenemos ejemplos de sobra: “Vela de Manjavacas Bermejo”, “Manjavacas de Olmedo Olmedo”, “Quiñones de fuentes Manjavacas” y “Olmedo de Manjavacas Carramolino”. Ya no es sólo que buena parte de los apellidos históricos criptanenses sean tetrasílabos, sino que abundan los compuestos.

Con el tiempo se iría imponiendo un cierto orden en este caos. Por ejemplo, Juan Manjavacas de Olmedo Olmedo, posiblemente hermano de Pedro Manjavacas Olmedo (cuyo apellido aquí no es compuesto) aparecerá en el listado de contribuyentes electores que publica el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real del 8 de enero de 1882 ya sólo con dos apellidos: Juan Manjavacas Olmedo. Esto ocurrirá con la mayor parte de los apellidos compuestos y al finalizar el XIX pocos de ellos sobrevivirán en la documentación oficial.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO