Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Yacimientos (Segóbriga): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1997). Colección particular

Yacimientos (Segóbriga): Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1997). Colección particular

No son raras en la historia reciente las excavaciones ilegales en la comarca. Es incalculable el daño que éstas han hecho a los yacimientos y al patrimonio, y no podemos ni imaginar de cuánto conocimiento de nuestra historia nos han privado para siempre. Y esto no tiene remedio. Que quede, pues, la arqueología para los arqueólogos profesionales, pues sólo ellos saben interpretar debidamente esos vestigios del pasado y leer correctamente los estratos del tiempo en la tierra.

En la zona de la Hidalga: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

En la zona de la Hidalga: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

El paraje de La Hidalga fue tristemente famoso en 1989, porque las excavaciones ilegables se cebaron en él. El asunto llegó a la prensa, y por un tiempo fue noticia. Lamentablemente el mal ya estaba hecho. Fue en aquel año que la revista Bisagra publicó en su número del 30 de abril, en la pág. 38, una breve nota relativa al asunto con el título Excavaciones furtivas en Criptana. Fueron, según dice la revista, unas “excavaciones ilegales” las responsables de:

… dejar al descubierto restos antiguos aún sin fechar.

Y fue en los alrededores de La Hidalga. ¿Qué quedó al descubierto? Nos lo especifica a continuación la revista: restos de murallas y cimentaciones.

De yacimientos (Micenas, Grecia): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

De yacimientos (Micenas, Grecia): Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Parece que todo salió a la luz porque un vecino de Campo de Criptana había puesto una denuncia ante “las autoridades competentes”, según Bisagra.

Como consecuencia de lo ocurrido, continúa diciéndonos la nota de la revista, se puso el lugar de los hechos bajo vigilancia y se acordonó para impedir que continuasen estos trabajos sin la intervención de arqueólogos.

¿Cuánto perdieron la historia y el patrimonio como consecuencia de aquella barbarie? Nunca se podrá calcular. Todos salimos perdiendo… nosotros, nuestra historia y el patrimonio. Y esto no tiene arreglo posible. Quod factum, factum

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO