Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En los viejos días de la radio: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

En los viejos días de la radio: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

Un 5 de diciembre de 1950 hubo un espectacular temporal en el centro de España, tanto que la nieve alcanzó casi el medio metro de altura en Madrid y en zonas de Toledo y de Ciudad Real (por ejemplo. en Alcázar de San Juan) cayeron casi 100 litros de lluvia por metro cuadrado. Nos lo cuenta así el periódico Lanza del 6 de diciembre de ese mismo año. Se acercaba la Navidad, y por ello en este mismo periódico encontramos la llamada «Navidad del necesitado» en la que se pedía un donativo «en el gobierno civil o en las alcaldías» para los más pobres… «y sentirás una íntima satisfacción cuando rodeado de tu familia, celebres cristianamente los días de Pascua», continúa el anuncio.

Aquella Navidad, como otras muchas de la época, seguirían el parte meteorológico muchos españoles en la radio, con sus noticiarios, sus ángelus y no sé si ya en aquel tiempo, alguna que otra radionovela o retransmisiones de conciertos. Era la radio en directo que tan bien se recreó en la película Historias de la radio, dirigida por José Luis Sáenz de Heredia en el año 1955.

Aquella Navidad un nuevo modelo de radio llegaría ya a algunos hogares criptanenses. Era la serie «Medio Siglo» de Iberia, cuya publicidad encontramos en el número del diario Lanza citado. Era la «Doble conversión», un producto «¡sensacional!», tal y como decía la publicidad. ¿En qué consistía esta revolución radiofónica? Nos lo explica el anuncio:

El adelanto prodigioso de la SERIE «MEDIO SIGLO», la DOBLE CONVERSION de frecuencia, que representa por primera vez en España IBERIA-RADIO, constituye la puesta en práctica de un perfeccionamiento asombroso: rendimiento inigualable en la recepción, más alcance y selectividad, sonido maravillosamente matizado, estabilidad absoluta en ondas cortas y eliminación total de interferencias de otras emisoras.

Desde el repetidor: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Desde el repetidor: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

El aparato anunciado era el modelo H 86-51. A continuación se citan los distribuidores oficiales de Iberia en la provincia. En los principales pueblos había algún distribuidor que comercializaba esta marca, y también en Campo de Criptana. Éste era Blas Ramírez, en la calle Calvo Sotelo, núm. 2. Allí se podía comprar este revolucionario artilugio con el cual, quizá, la retransmisión de la Misa del Gallo de aquel año sería mucho más nítida y viva. Por cierto, antes de acabar, la entonces calle Calvo Sotelo es la actual calle Tercia.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO