Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Lomas: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1995)

Lomas: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1995)

Hablábamos ayer de la riqueza y variedad de la toponimia rural y nos salía a relucir un nombre que ha dado mucho que hablar: la Loma de los Cantareros. No podemos aportar mucho a la historia del nombre, ni saber de dónde viene, ni cuándo comenzó a llamarse así el lugar y por qué. Son éstas cuestiones bastante inescrutables en las que nos enfrentamos a la oscuridad del olvido y a las tinieblas de la desmemoria.

Como mucho, además de observaciones de tipo geográfico, podemos proporcionar aquí algunas notas históricas, sobre sus propietarios en otros tiempos y tipos de tierras, en este caso a partir de un listado de terrenos denunciados por infestación de canuto de langosta que se publicó en el Boletín Oficial de la provincia de Ciudad Real, del 19 de septiembre de 1884. El listado está recogido en un anuncio de la «Junta provincial de extinción de la langosta de Ciudad Real», dado en Ciudad Real y fechado el 15 de septiembre de 1884. En aquellos tiempos la langosta era el gran azote del campo español, por lo cual se buscaron continuamente recursos para luchar contra ella e incluso se estableció una legislación ad hoc. He aquí cómo se justifica en el Boletín citado la denuncia pública de terrenos:

De conformidad con lo dispuesto en el art. 5º del Reglamento de 21 de Julio de 1879 para la ejecución de la ley de 10 de Enero del mismo año, se publica á continuación el resumen general de terrenos acotados en la provincia por hallarse infectos de canuto de langosta, á fin de que los dueños de las propiedades denunciadas puedan hacer las reclamaciones que extimen (sic) oportunas.

La fuente... sin el cántaro: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2008)

La fuente… sin el cántaro: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2008)

Los datos corresponden a la campaña de 1884 a 1885. Se da a continuación el listado por pueblos, con indicación de los nombres y sitios de las parcelas infestadas, el propietario y la superficie denunciada en hectáreas, áreas y centiáreas. En las páginas 43 a 48 encontramos los datos correspondientes a Campo de Criptana que incluyen los del actual término de Arenales de San Gregorio.

Hay, precisamente, algunas parcelas infestadas por el canuto de la langosta en la Loma de los Cantareros, todas terrenos de pasto y pertenecientes a varios propietarios:

Conde de las Cabezuelas:

Dos parcelas, una con una extensión de 1 hectárea, 93 áreas, 19 centiáreas, y otra de 2 hects., 57 áreas y 58 cents.

Gregorio Salazar:

Una parcela de 3 hects., 21 áreas y 98 cents.

José Treviño:

Una parcela de 7 hects., 72 áreas y 75 cents.

Municipio:

Una parcela de 3 hects., 86 áreas y 37 cents.

¿Qué es el «canuto de la langosta»? Vayamos para dilucidar el asunto, como es usual en este blog, al DRAE, que recoge ocho acepciones del término. Según la primera, un «canuto» es un:

Tubo de longitud y grosor no muy grandes.

Por similitud, también según el DRAE, en zoología se llamaba así al:

Tubo formado por la tierra que se adhiere a los huevos que la langosta y otras ortópteros depositas después de haber introducido verticalmente el abdomen en el suelo.

Camino y cerros: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2008)

Camino y cerros: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2008)

Es decir, que esos terrenos, si no se hacía algo urgentemente, estaban condenados a verse invadidos por las futuras langostas.

Por cierto, lector, podrás llegar fácilmente a la Loma de los Cantareros si tomas la CM-310 en dirección a Miguel Esteban. Pasado el punto kilométrico 12 cruza la carretera la Senda de los Cantareros. Tómala a la derecha, recorre unos ochocientos metros y ya estarás en el paraje. Por allí encontrarás, también, el viejo camino de Alcázar de San Juan a Miguel Esteban.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO