Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Es curioso cómo ciertos temas, como el del tren y el ferrocarril, aparecen de vez en cuando, casi sin que uno se lo proponga, por los artículos de este blog. Puedo asegurar que no hay nada planeado en ello, y que en la mayor parte de los casos es el azar quien determina de qué se escribirá cada día.

El ferrocarril: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

El ferrocarril: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Que ayer se habló la Loma de los Cantareros y del canuto de la langosta, pues hoy hablaremos del ferrocarril, y a lo mejor mañana hablamos de lo que se tercie, que para eso el escribir es tarea libre e indómita y no se puede subordinar a reglas ni se le puede meter en cintura así como así.

Castillo de Belmonte: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2007)

Castillo de Belmonte: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2007)

No fue la estación de Criptana beneficio solo para los criptanenses; también lo fue para pueblos de los alrededores y de las proximidades, como por ejemplo Belmonte. Así lo muestra una nota que se publicó en el periódico El Liberal, año III, núm. 571, del lunes 24 de enero de 1881, sobre la visita del obispo de Tun-Kin oriental (o Ton-kin, o Tonquín, actual Vietnam) a Belmonte y su paso (efímero, eso sí) por Campo de Criptana. Eran los tiempos en que el castillo de Belmonte alojaba una comunidad de monjes dominicos. Veamos qué nos dice la nota:

Nos dice nuestro corresponsal de Belmonte (Cuenca) que ha estado allí recientemente, acompañado del prior de Ocaña, el obispo del Tun-Kin oriental, fray Antonio Colomer, que como de la orden de los dominicos, visitó el convento de éstos, establecido en el castillo de la emperatriz Eugenia, en el cual hay 25 padres.

Fue recibido por el clero de la colegiata, que visitó también, dirigiendo allí una fervorosa plática al público. Al día siguiente visitó á las autoridades, que le devolvieron enseguida la visita, y después de permanecer cuarenta y ocho horas en la población, salió en carruaje particular para la estación de Criptana, dirigiéndose a Málaga.

Colegiata de Belmonte: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Colegiata de Belmonte: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2010)

Es esta nota una prueba más de la importancia del tren para la historia de Criptana, aunque en este caso sólo tangencialmente, y también para la historia de la comarca. Algunos años después, ya en el siglo XX se intentó construir una línea de ferrocarril que comunicara Alcázar de San Juan con Teruel con paso por Campo de Criptana y también por El Toboso y Belmonte, además de otros pueblos. El proyecto, como ya se dijo, quedó en el olvido… fue solo una de tantas utopías ferroviarias de aquel tiempo, un sueño de progreso pasajero (véase: Utopías ferroviarias: Campo de Criptana en el frustrado proyecto de la línea Teruel – Alcázar, 1929). Si aquella idea hubiera llegado a hacerse realidad, quizá la historia reciente de comarcas enteras habría sido muy diferente.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO