Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Casas en el campo: Acuarela de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Casas en el campo: Acuarela de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Se alarga ya mucho esta serie. Pero, reconozcámoslo, había mucha materia que tratar, mucha más de la que en un principio me sospechaba. Teníamos dos opciones ante tal situación: continuar la serie hasta el final o interrumpirla temporalmente para adentrarnos en nuevos temas. Hemos optado por la primera; elegir la segunda habría supuesto añadir una serie más al cajón de sastre de las inconclusas que duermen el sueño reparador de la paciente espera hasta salir a la luz. No nos inquieta esta acumulación desproporcionada de series inconclusas, porque hay más tiempo que materia, y tarde o temprano acabará saliendo a la luz lo que corresponda. Todo a su tiempo, ya que tiene este blog aún mucho recorrido por delante, para alegría de quienes se complazcan con él y para disfrute de quienes lo vituperen.

Por ello retomamos hoy el tema que nos traíamos entre manos, y continuamos sacando del olvido y de las brumas de la desmemoria nombres de criptanenses de otros tiempos, nombres que han quedado consignados en documentos y en viejos papeles, pero, que no lo olvidemos, fueron de quienes cada día pusieron su pequeña parte en la historia criptanense. Son esos los nombres de los propietarios cuyos terrenos estaban afectados por el canuto de la langosta allá por finales del verano de 1884. Éstos son los antropónimos. Los topónimos son los nombres de los parajes en los que se hallaban sus tierras. Y así, poco a poco, nos vamos enterando de muchas cosas, entre otras, de cuán variada era y es la toponimia del término criptanense y con cuánta exactitud se podía ubicar una parcela en su inmensidad. Y es que el ser humano es muy exacto cuando quiere serlo y le interesa, y no es una casualidad que lo sea siempre cuando hay cuestiones económicas por medio, como, en este caso, las tierras o la cobranza de impuestos.

Caseríos en el campo: Dibujo a tinta china de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Caseríos en el campo: Dibujo a tinta china de José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Recordamos que estos datos los sacamos del listado de tierras denunciadas por estar infectadas por el canuto de la langosta que se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del viernes 19 de septiembre de 1884. Continuamos, pues, donde lo dejábamos ayer, entrando de lleno en la V con un predominio casi exclusivo de las viudas:

Viuda de Julián Carrasco: Losares, Zorreras

Viuda de Cristóbal Bermejo: Colinas

Viuda de Antonio Lucas Torres: Cañada de Pelos

Viuda de Pablo Cañas: Corral de las Cuarenta

Viuda de Diego Madrid: Miradores

Propiedades: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1995)

Propiedades: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1995)

Y entre las viudas encontramos algunos nombres de propietarios que comienzan con “v” aunque ubicados de forma ciertamente caótica, pero esto es cuestión que dejaremos para otro día. No hemos podido añadir en esta ocasión información adicional sobre la dirección y contribución de los propietarios fallecidos. No hemos encontrado noticia de ellos en los listados de contribuyentes electores de Campo de Criptana de los años anteriores que hemos consultado y respecto a sus viudas no tenemos datos, ni siquiera sus nombres. Cabe la posibilidad de que en algunos casos no se trate de criptanenses, sino de vecinos de pueblos aledaños con propiedades en el término de Campo de Criptana.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO