Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Panorámica de Criptana: Dibujo a tinta de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Panorámica de Criptana: Dibujo a tinta de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Continuamos hoy hablando de terremotos. Acabábamos ayer el breve repaso de algunos de los que había sufrido Campo de Criptana en el siglo XIX. Y volvemos hoy al siglo XVIII, porque en uno de sus años, el de 1755, el 1 de noviembre, tuvo lugar el que posiblemente está mejor documentado. Es el famoso y conocido como «Terremoto de Lisboa», cuyos temblores se dejaron sentir en la mayor parte de la Península Ibérica, especialmente el sur y centro, siendo uno de los más destructivos de los que se tiene recuerdo.

Hemos dicho que está muy bien documentado porque de él quedo cumplida reseña en un documento, hoy en el Archivo Histórico Nacional, que recoge un informe que los alcaldes ordinarios de la localidad enviaron a la Corte para dar cuenta de los daños sufridos en la localidad. Del documento disponemos de una excelente transcripción por F. Rodríguez de la Torre en J. M. Martínez Solares, Los efectos en España del terremoto de Lisboa (1 de noviembre de 1755), Madrid: Instituto Geográfico Nacional, 2001, págs. 250-251, y será su texto el que tomemos como base y el que citemos en el presente artículo y en el de mañana.

Los vasos en las alacenas... ("Bodegón con jarrón"): Pastel al aceite por José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Los vasos en las alacenas… («Bodegón con jarrón»): Pastel al aceite por José Manuel Cañas Reíllo (1998)

Tal y como dice el documento, está datado en Campo de Criptana, el 17 de noviembre de 1755. Lo dirigen los alcaldes ordinarios Francisco Xavier de Quirós y Juan Romero Santillán a Don Diego de Rojas, como respuesta al requerimiento de un informe sobre los daños. No aborda el documento directamente la evaluación de los daños del terremoto del 1 de noviembre, sino que retrocede unos días, y nos sitúa en el 22 de octubre. Ese día, a las «siete de la noche», se había sentido un «temblor» en Campo de Criptana, con una duración de unos cuatro o cinco minutos. Sigue diciendo que no fue el temblor de gran intensidad, aunque hizo que:

… se tocasen en las alacenas los vasos, en los cuartos los cuadros, y crujiesen las maderas de sus techos.

Un sonido sordo_Río Záncara: Técnica mixta por José Manuel Cañas Reíllo (1997)

Un sonido sordo (Río Záncara): Técnica mixta por José Manuel Cañas Reíllo (1997)

Fue acompañado el temblor de un sonido sordo e incluso llegan los alcaldes a identificar su dirección: «de Oriente corrió al Ocaso», es decir, dirección Este-Oeste.

Y como interpretación del hecho dan los alcaldes ordinarios criptanenses una floritura metafórica que nos da una buena idea sobre lo ocurrido:

Y se tuvo [el temblor] por coz, o señal del que dejaría hecho en la Provincia de Murcia o Valencia.

Es decir, habría tenido este terremoto su centro en Murcia o Valencia, habiendo llegado con menor intensidad sus efectos a Campo de Criptana. Éste fue el terremoto del 22 de octubre. Lo peor faltaba por llegar, y llegaría el día 1 de noviembre. Esto, sin embargo, ya es cuestión de otro día, y por tanto para mañana lo dejamos. Veremos con pelos y señales qué ocurrió aquella nefasta mañana en que la tierra criptanense tembló.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO