Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En el tiempo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

En el tiempo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Aparece Campo de Criptana en varios directorios y anuarios. Muchas veces hemos hecho referencia aquí al Bailly-Baillière para finales del siglo XIX, y al Anuario Riera para los primeros años del siglo XX. Éstos eran directorios nacionales.

Encontramos junto a ellos también los provinciales, por ejemplo la Guía consultor è indicador de Ciudad Real y su provincia, Ciudad Real: Tipografía de Scres. de J. M. Ruíz-Morote (1905).

Recoge esta publicación información, suponemos que actualizada, de todos y cada uno de los pueblos de la provincia, no sólo en lo que se refiere al estado y disposición de cada localidad, sino también a sus bienes artísticos y patrimonio histórico. Pero hay algo que no se puede olvidar. Este tipo de directorios solían tener un fin eminentemente publicitario, es decir, la intención de dar a conocer las empresas y negocios que radicaban en cada localidad. Seguramente que, al igual que ocurría con el Bailly y con el Anuario Riera, este directorio provincial se publicaba también por suscripción de sus anunciantes.

Todo un mundo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Todo un mundo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Campo de Criptana ocupa en él un amplio espacio. La información sigue un protocolo: primero se da la ubicación de la localidad, luego la población, el estado de sus infraestructuras (fundamentalmente comunicaciones), su patrimonio y su entorno geográfico. A continuación encontramos lo que más nos interesa aquí: nombres de criptanenses de aquel tiempo, nombres de quienes estaban al frente del ayuntamiento, del juzgado, de la parroquia, de la medicina o de la enseñanza. Vienen después las farmacias, y las restantes profesiones, como la abogacía, la vinicultura, el comercio, etc.

Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Este tema nos dará que hablar en los próximos días. Hoy nos centramos en una parte de estos nombres, quizá quienes se podrían considerar las «fuerzas vivas» de la localidad. En los próximos días iremos completando información.

He aquí, pues, los nombres que encontramos en la pág. 145:

Alcalde: León Longoria y Morán

Secretario: Jesús Díaz Hellín

Juez: Antolín Martínez-Santos

Fiscal: Ramón Alfarás

Secretario: José Antonio Sánchez

Párroco: Ramón Cano y Paños

Coadjutores: Andrés José Lara (sic, quizá «José Andrés Lara»), Pedro Martínez Borja, Juan de Cruz Huertas

Médicos titulares: Santiago Gamero, Antonio Cenjor, Florentino Fresú (?) (seguramente una errata en lugar de «Isern» o «Ysern». Véase: Se buscan médicos, Campo de Criptana 1896).

Médicos libres: Trinidad Santiago, Francisco Luis López

Maestros: Mariano Fernández, Diego Rus Muro, Sixto Carrera

Maestras: Josefa Izquierdo, Dionisia Pérez, Fermina García del Castillo, Casilda Rosich

Farmacéuticos: Bernardo Gómez Sánchez, Manuel Montes de Casares

Todo un universo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Todo un universo: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Muchos de estos nombres te resultarán familiares, lector, porque son habituales en este blog. ¿Qué más, además de lo ya dicho, podríamos añadir sobre el farmacéutico y músico Bernardo Gómez, o sobre el párroco Ramón Cano? Recordemos que este último fallecería pocos años después, en 1912, y que su sepelio fue uno de los más multitudinarios que se recuerdan en el Campo de Criptana de aquel tiempo (véanse: Ramón Cano Paños, párroco de Campo de Criptana, R. I. P. † 1912; Los fastuosos funerales del párroco Ramón Cano Paños, Campo de Criptana, 1912; y Más sobre la defunción del párroco Ramón Cano Paños, Campo de Criptana, 1912). Sobre Bernardo Gómez, véanse: Una mazurca para piano de Bernardo Gómez, 1898; Bernardo Gómez: Músico, boticario, «sancho» azoriniano y criptanense ilustre, Campo de Criptana, 1889-1918; Viajeros en Campo de Criptana: Azorín, su «Ruta del Quijote» y el himno de don Bernardo, 1905; y El monumento a Bernardo Gómez, la feria, el parque y más cosas, Campo de Criptana 1960).

No quiero olvidar un dato importante. Según este directorio, tenía por aquel entonces Campo de Criptana una población de 7.707 habitantes, cifra que incluía los 369 que vivían en la «aldea de Arenales de la Moscarda, aneja á dicho pueblo».

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO