Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Muy cervantino: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Muy cervantino: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Si hubiese surgido en las calles de Campo de Criptana, o en sus molinos, o en su sierra, la idea de recordar con una placa conmemorativa a cuantos escritores y artistas han pasado por estas tierras en cervantina y quijotesca peregrinación, puede que no quedase ya ni un hueco libre, de tantos y tantos como han sido, de tantos y tantos como tuvieron un día la feliz idea de realizar ese viaje iniciático, esa «Ruta del Quijote» de incierto itinerario, de difusos puntos de partida y destinos, esa ruta que se resiste a quedar fijada en los mapas y, sobre todo, esa ruta que nunca se podrá apropiar nadie porque Cervantes quiso, seguramente, que siguiese siendo lo que tenía que ser, esencialmente literaria.

Se titula el artículo de hoy «El misterio del pintor belga». Y tan misterio es que no conocemos el nombre del pintor, pero sabemos que anduvo por Campo de Criptana en los años anteriores al final del siglo XIX, y que hizo apuntes del natural en estos paisajes y en estas calles. La noticia la encontramos en el periódico El Correo Militar, año XXIX, núm. 6.630, del jueves 9 de diciembre de 1897. Dice así:

Una edición del «Quijote»:

En Criptana, un laureado pintor belga está tomando apuntes de aquella comarca para ilustrar una edición del Quijote, que va á dar al público una casa francesa de gran reputación editorial.

Muy quijotesco: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Muy quijotesco: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Quién fuese ese «laureado pintor belga» no lo sabemos y no nos explicamos las razones por las que el periódico no nos da su nombre y apellidos, y se limita a publicar tan parca nota. Desconocemos el nombre del pintor, pero podemos proponer una teoría, porque, en nuestra opinión, cabría la posibilidad de que pudiera ser Carlos de Haes, efectivamente pintor belga (1829-1898), aunque asentado en España. Ya de él hablamos en otra ocasión en relación con unos dibujos que había realizado en Campo de Criptana y que se conservan en el Museo del Prado (véase: Campo de Criptana vista por pintores: Carlos de Haes [1865] y Daniel Urrabieta Vierge [1896]). No casan las fechas sin embargo. Mientras que la noticia del periódico sitúa el paso del pintor belga por Criptana en 1897, los dibujos del Prado están datados hacia el año 1865. Pero esto es solo, lo reiteramos, una hipótesis de la que en absoluto estamos seguros, pero no se nos ocurre en este momento otra mejor. Y por eso aquí lo dejamos por hoy.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO