Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hoy... de compras: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Hoy… de compras: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Seguimos introduciéndonos por los recovecos consistoriales del Ayuntamiento de Campo de Criptana, y en este caso nos vamos al año 1889. La fuente será, como en otros casos, el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 20 de enero de 1890. En él encontramos publicado el extracto de acuerdos tomados en el Ayuntamiento criptanense en el mes de noviembre de 1889, que, como ya en otras ocasiones hemos dicho, tenían obligación los pueblos de la provincia de enviar para su publicación en el boletín. Y quizá en esto esté su gran valor documental para nosotros, pues las cuestiones a tratar en estas sesiones tenían mucho que ver con la vida cotidiana del pueblo en aquellos tiempos, con esas pequeñas preocupaciones del día a día, con esas dificultades que iban surgiendo entonces, igual que surgen hoy, cuando uno menos se lo espera. No gestionaba el Ayuntamiento de aquel tiempo grandes cuestiones, que estaban en manos del gobierno o de la diputación; tampoco gestionaba grandes cantidades de dinero, pero la imaginación suplía esas carencias.

Era costumbre en aquel tiempo arrendar a particulares bajo subasta el abastecimiento de productos alimenticios; y éstos se encargaban de cobrar los impuestos correspondientes a todo producto que entrase en el pueblo y que se pusiese a la venta. Esto ocurría, por ejemplo, con la carne y con los alcoholes. A veces, sin embargo, se intentaban esquivar estos impuestos. Un ejemplo lo traemos en el tema que trataremos hoy, que hemos encontrado en el boletín citado.

La cuestión se tendría que haber tratado en la Sesión Ordinaria del día 11 de noviembre de 1889. Sin embargo, no pudo celebrarse «por falta de asistencia de señores regidores». Hubo que convocar por ello una reunión extraordinaria para dos días después, el 13, y entre los acuerdos adoptados está éste:

Que el inspector de carnes suministre al rematante noticias exactas y fidedignas de cuantas hojas de tocino se introduzcan, así como que le noticie inmediatamente el nombre del tablajero que en su casa hiciere matanza, con el fin de evitar que eludan el pago de sus legítimos derechos.

De cosas de comer: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

De cosas de comer: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Sobre el oficio de «tablajero» ya hemos hablado en otra ocasión, por lo cual remitimos al artículo correspondiente: Abaceros y tablajeros, Campo de Criptana, 1900. Y ya que nos aparece el término «matanza», buena ocasión es para explicar esta costumbre, casi un ritual anual en muchas casas en otro tiempo, y hoy ya muy rara, si no extinguida completamente. Del término nos ofrece 7 acepciones el DRAE y de ellas nos interesan dos para este contexto: las números 3 y 6.

3. Faena de matar los cerdos, salar el tocino, aprovechar los lomos y los despojos, hacer las morcillas, chorizos, etc.

6. Conjunto de piezas que resultan de la matanza del cerdo y que se comen frescas, adobadas o en embutido.

Es decir, que tanto se aplica el nombre al acto de matar el cerdo como a los  productos resultantes de tal actividad.

Aquí finalizamos el artículo por hoy sin dejar de recordar que era alcalde de Campo de Criptana en aquel tiempo Francisco de Paula Baíllo.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO