Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Atardecer en Metrópolis: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

Atardecer en Metrópolis: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

En esto de recorrer el tiempo volvemos hoy de nuevo al pasado criptanense del siglo XIX, que es como decir a un pasado muy lejano, porque hoy ya vemos aquel siglo desde la distancia como algo muy ajeno a nosotros, olvidando que en el fondo esta distancia que nos separa de él es solo una gota en el universo cronológico, ése que no se sabe cuándo empezó y que no se sabe cuándo llegará a su fin.

Nos situamos en el año 1872. El día 15 de mayo de ese año un periódico de tirada nacional, La Iberia, publicó una breve noticia sobre una reunión en Madrid que resultaría de crucial importancia para el futuro de la provincia de Ciudad Real. A ella asistieron quienes dirigían sus destinos por aquel entonces, no sólo en política, sino también en economía… quienes se podían considerar las personas más influyentes de aquel tiempo en la provincia. Veamos qué nos dice el periódico:

Los señores marqués de Mudela, conde de las Cabezuelas, Aguila, Vargas Machuca, Peñuelas, Sanchez Milla, Soria Santa Cruz, Gutiérrez de la Vega y Chico de Guzmán, senadores y diputados de la provincia de Ciudad-Real, se reunieron el domingo en la fonda de Fornos. La reunión no tuvo carácter político, y se trató únicamente en ella de las cuestiones de interés general de la provincia que representan, entre otras, de la carretera de Valdepeñas á Infantes y del tranvía del Tomelloso á Argamasilla, obras públicas que son del mayor interés para aquellas localidades. Los concurrentes convinieron en reunirse periódicamente para gestionar unidos los asuntos de su provincia.

Calle de Alcalá: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

Calle de Alcalá: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

Relacionados estrechamente con Campo de Criptana encontramos en este grupo de senadores y diputados a dos: el Conde de las Cabezuelas, que era por aquel entonces uno de los principales contribuyentes de la provincia, si no el principal, y Chico de Guzmán, de nombre Ramón, que por aquel entonces tenía un futuro político muy prometedor que se vería truncado por su temprana muerte en el año 1876. Ramón Chico de Guzmán tenía muchas propiedades en Campo de Criptana; entre ellas destacaba por su importancia la finca de Marta. Ostentaba el título de conde de las Cabezuelas por aquel entonces Ramón Baíllo y Marañón.

La fonda de Fornos se puede identificar, suponemos, con el «Café de Fornos», centro de reunión de artistas y de tertulias que estuvo situado en la madrileña calle de Alcalá hasta comienzos del siglo XX. Remitimos para más detalles sobre este local al artículo «Café de Fornos» en Wikipedia.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO