Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

El espíritu del vino: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

El espíritu del vino: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Tanto y tanto hablar de vino en estos días y nos dejamos en el tintero una de las industrias relacionadas con la vinicultura que había en Campo de Criptana por aquel ya lejano año de 1911. Es cierto que frente al capítulo de lagares de vino esta actividad supone poco, muy poco, y que los pocos criptanenses que tenían intereses en ella no lo hacían con dedicación exclusiva, sino como parte de industrias más amplias dedicadas a la producción de vino y a la destilación de aguardientes y licores.

Nos vamos para encontrar esta actividad económica, como viene siendo habitual en esta serie, a la sección dedicada a Campo de Criptana en el Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración de ese mismo año (págs. 2108-2109), porque en allí encontramos un capítulo que nos pareció profundamente transcendental y a la vez, desconocido. Es la actividad de «Destilación de espíritu de vino». Y confieso que he tenido que ir al DRAE para averiguar qué es eso del espíritu de vino, porque uno en estas lides vinícolas no anda muy puesto y no podía dejarse llevar por brisas pneumáticas hacia las esferas de lo intangible dejando a un lado el vino.

¿Qué es un espíritu? «Espíritu» viene directamente del latín spiritus, que no significa sino «soplo de aire», «hálito», incluso «emanación». Si es plenamente conocido en nuestra cultura el término es especialmente por su sentido religioso, el de «Espíritu Santo», del latín Spiritus Sanctus que no es sino un calco de la expresión griega Πνευμα Αγιον (herencia a su vez del hebreo) que fue primera que utilizó el Cristianismo para designar este concepto. Πνευμα ha tenido un descendiente muy utilizado en el español moderno muy relacionado con «espíritu»: el término «neumático». ¿Qué es un neumático sino un depósito de aire, sino un soplo, sino un hálito… un espíritu aprisionado en una rueda?

Viñedos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Viñedos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Pero no nos entretengamos más en disquisiciones como ésta y vayamos al DRAE, porque nos da definición de la expresión completa:

Espíritu de vino: Alcohol mezclado con menos de la mitad de su peso de agua.

Industrias vinícolas: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Industrias vinícolas: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Aquí, el concepto de «espiritu» como emanación está encerrado, probablemente, en el proceso de destilación, el mismo que da lugar a las bebidas «espirituosas». Volviendo al Anuario del Comercio encontramos tres industriales dedicados a la destilación de espíritu de vino:

Viuda de Miguel Calonge

Francisco Laurens e hijo

Alfredo Ruescas

Alfredo Ruescas aparecía citado también en los capítulos de «fábricas de alcohol» y en el de «fábricas de aguardientes y licores». En este segundo aparecían también citados los establecimientos de la viuda de Miguel Calonge y de Francisco Laurens. A la vez, Francisco Laurens y Alfredo Ruescas eran propietarios de lagares de vino (véanse: Campo de Criptana en 1911, VII: Bebidas varias; y Campo de Criptana en 1911, VIII: El vino).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO