Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un hotel y la plaza: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Un hotel y la plaza: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Allá por 1904 encontrábamos en el capítulo dedicado a Campo de Criptana del Anuario Riera (pág. 1381) una sección de «Posadas». Tres referencias se recogen en ella: la posada «De Bizcochos», de Jesús Ortiz; la «Del Peso», de Antonio Boluda; y la «De la Plaza», de la viuda de Hilario de la Guía. Siete años después, el panorama de alojamientos en Campo de Criptana difiere considerablemente, si tenemos en cuenta los datos que nos proporciona el Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración de 1911 (págs. 2108-2109).

Es evidente que el Anuario Riera y el Anuario del comercio establecen categorías diferentes de clasificación de las diversas actividades económicas. En el Anuario Riera se recoge una sección de «Posadas», mientras que en el Anuario del Comercio encontramos una sección de «Hoteles» y otra de «Paradores». Que son categorías diferentes, en muchos casos para designar un mismo de tipo de establecimiento lo podemos deducir por un dato: En el Anuario Riera de 1904 encontramos entre las posadas la «Del Peso» de Antonio Boluda; en cambio, este mismo establecimiento aparece en el capítulo de «Paradores» en el Anuario del Comercio de 1911.

En realidad «posada» viene a ser lo mismo que «parador». De hecho, el DRAE nos proporciona para el término «parador» el significado de «posada o mesón». El término «parador» es antiguo, y de él deriva la denominación actual de los Paradores Nacionales de Turismo, que no vienen a ser sino grandes posadas. La diferencia es que un «parador» en 1911 era de propiedad privada, mientras que los paradores actuales dependen, según nos dice el DRAE, «de organismos oficiales».

Llegados a este punto, hora es de que veamos qué establecimientos tenía Campo de Criptana para recibir a viajeros, con la suerte de que en estos casos tenemos incluso la dirección:

Sobre los tejados de la calle de la Virgen: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Sobre los tejados de la calle de la Virgen: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Hoteles:

Matías Mascaraque. Virgen de Criptana, 15.

Pedro Molina. Marqués de Mudela, 9.

Paradores:

Antonio Boluda

Víctor Gómez

Ortiz y Romeral: Posada de la Virgen de Criptana

La calle Marqués de Mudela, recordémoslo, es la actual calle Castillo. No vamos a insistir más sobre el capítulo de alojamientos en Campo de Criptana por aquellos tiempos. Remitimos para más detalles a los siguientes artículos de este mismo blog: Viajeros en Campo de Criptana: Azorín en la fonda, 1905; Posadas de Campo de Criptana: El testimonio de Augusto Floriano Jaccaci, 1890; Viajeros, posadas y noches lúgubres, Campo de Criptana, 1890-1913; y La «plazoleta»… donde hubo una posada, Campo de Criptana, 1912. Recordemos también que allá por 1919 el Casino de la Concordia contemplaba en su ambicioso proyecto de ampliación la construcción de un hotel de viajeros en el piso alto del edificio (véase: El nuevo Casino de la Concordia, Campo de Criptana, 1919).

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO