Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Desde las brumas del pasado: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Desde las brumas del pasado: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Ya va siendo hora de poner el punto y final a esta serie que se ha prolongado por espacio de veinticuatro capítulos. Será el artículo de hoy algo más extenso que los anteriores, porque conviene rematar ya el tema y conviene que recojamos aquí todo lo que nos queda aún disperso por decir de lo recogido en el Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración de 1911 (págs. 2108-2109) lo recojamos aquí. Por ello el capítulo de hoy saldrá variado, misceláneo, como bien reza el título de esta entrega.

Comenzaremos por el grupo más importante en la materia de hoy. Es el de la venta de tabacos, es decir, de estancos. Cuatro puntos de venta de tabaco se citan para Campo de Criptana, y correspondían a:

El estanco (Vista parcial del cuadro "Casa del Conde en tarde de lluvia"):Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1994)

El estanco (Vista parcial del cuadro «Casa del Conde en tarde de lluvia»):Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (1994)

Julio Casarrubios

Jacinto Cuadra

Juan José Lucerón

Joaquina Luján

Sobre estancos en Campo de Criptana ya escribimos en otra ocasión (véase: Breves notas sobre estancos en Campo de Criptana, 1849-1902, y en Arenales de la Moscarda, 1883). Y nos vuelve a aparece Jacinto Cuadra, ya citado en otras ocasiones (véase: Campo de Criptana en 1911, XV: Libros, librerías y libreros).

Sigue una tahona, perteneciente a Faustino López. Este término, según el DRAE, puede designar dos tipos de establecimientos: un molino de harina y una panadería. Trátese de una o de otra acepción, no parece cuadrar muy bien aquí. Si fuese un molino de harina, lo lógico es que hubiese aparecido en el capítulo de «Fábricas de harina»; en el segundo caso, tendría que haber aparecido entre las panaderías. Sin embargo, no aparece en ninguno de ellos (véase: Campo de Criptana en 1911, XII: La harina). Tiene el término su propio capítulo en este anuario y sólo se recoge un establecimiento, como ya se ha dicho.

Encontramos también en el directorio a un fotógrafo, del que sólo se dice su apellido: Sánchez. Poco más podemos decir de él excepto que puede que algunas de las fotografías de Campo de Criptana en aquel tiempo que se conserven procedan de su estudio… o del de otro fotógrafo, del que ya en otra ocasión escribimos (véase: Jesús Cañas, fotógrafo profesional, Campo de Criptana, 1903-1908).

Tuvo también Campo de Criptana por aquel tiempo prensa local, en este caso el periódico Sancho Panza (véase: Prensa y libertad de expresión en Campo de Criptana: El periódico «Sancho Panza», 1904). La imprenta en la que se publicaba tenía el mismo nombre, «Sancho Panza», y es la única del ramo citada en el Anuario del comercio.

Desde otros puntos de vista: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Desde otros puntos de vista: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Se cita finalmente el nombre del notario en Campo de Criptana en aquel tiempo. Era Joaquín González. Y ya que estamos en este punto hagamos memoria en la cuestión de la notaría algunos años después de 1911. Allá por 1917 el notario de Campo de Criptana era Enrique García Duarte, y la notaría se hallaba situada en los números 2 y 4 de la calle Fontanilla (véase: El «monopoli» criptanense, Campo de Criptana, 1900, XIII: La calle de la Fontanilla).

Y ahora sí. Ahora está completo todo lo que teníamos que decir y nada queda en el tintero. Ahora sí tenemos completa la imagen de la vida económica, variada e intensa, de Campo de Criptana en 1911. Es una lástima que la imagen quede ahí, solo en los establecimientos y en nombres de personas, en oficios y profesiones, en modos de vida. Nos hubiese gustado profundizar algo más, pero los datos no lo permiten y no es cuestión de inventarse cosas. Quede ahí esta imagen y que cada uno imagine su visión ideal del Criptana de aquel tiempo, porque, por fortuna la imaginación sigue siendo y será siempre, como decía Santa Teresa, esa loca de la casa, esa a la que todo lo está permitido, esa que no conoce cortapisas, esa incontrolable y esa rica en ocurrencias… así es esa loca de la casa. Lector, tienes los datos, tienes los nombres, lo tienes todo. Hazte ahora tu imagen de Campo de Criptana, en blanco y negro o en sepia, o en color, como desees… porque puedes y porque quieres. Quod dictum, dictum.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO