Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un panteón: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Un panteón: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Hace tiempo que no nos ocupamos de las decisiones consistoriales del Ayuntamiento de Campo de Criptana de otros tiempos. En los artículos que sobre el tema hasta ahora hemos escrito hemos visto casi de todo, porque de todo se discutía en las comisiones de ese Ayuntamiento. Uno de los temas que desde mediados del siglo XIX aparecía de vez en cuando tenía que ver con el cementerio de la localidad, pues era competencia municipal su mantenimiento, especialmente el blanqueo, y la provisión de sepulturas. En otras ocasiones, las decisiones tuvieron que ver con la ampliación de su recinto que con el paso del tiempo fue quedando pequeño.

Nos vamos hoy a los extractos de acuerdos de las sesiones de la comisión municipal permanente del Ayuntamiento de Campo de Criptana en el mes de mayo de 1927, en particular a los puntos que se discutieron en la sesión ordinaria del día 22. La fuente es el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 7 de septiembre de 1927.

En dos puntos salió a relucir el cementerio, aunque por dos causas diferentes. Incluso después de la muerte perviven las diferencias sociales que se tuvieron en vida, o al menos así se intenta, porque se quiera o no, al final todos nos enfrentamos igual a la muerte, ricos o pobres. En esto la vida, o mejor dicho, la muerte, es muy justa y equitativa y no hace excepciones. En estas dos causas diferentes a las que nos referíamos salen precisamente a relucir tales diferencias: Ricos y pobres, también en la muerte. He aquí la transcripción de las dos notas según se publican en el citado boletín:

En el cementerio: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

En el cementerio: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

Los cadáveres pobres

Tener en cuenta el ofrecimiento hecho en instancia por D. Adolfo García Casarrubios, encargándole el traslado de cadáveres pobres al Cementerio en los casos que proceda.

Reconozcamos que la expresión “cadáveres pobres” resulta extraña, por no decir imposible. Realmente los cadáveres no son pobres ni ricos, cualidades que se pueden aplicar exclusivamente a los vivos.

Los panteones y las sepulturas de 1ª clase

Aprobar la distribución de zonas practicada en el Cementerio por el maestro albañil D. Felipe Ramírez, según el plano levantado al efecto, y autorizar para edificar panteones en las sepulturas de 1ª clase, abonando la diferencia con arreglo a tarifa.

Vemos pues que, por un lado para los pobres proveía el Ayuntamiento un servicio especial de transporte de cadáveres, y por otro se construían panteones en sepulturas de 1ª clase. Seguro que alguno de los construidos entonces figura entre los que hoy podemos ver en el cementerio criptanense.

Era el secretario del ayuntamiento criptanense en aquel tiempo Joaquín G. González, y el alcalde Eduardo Cueto.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios