Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Estación de Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Estación de Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

La historia del ferrocarril en Campo de Criptana da para mucho, tanto que nos parece interminable. Cuando ya había llegado un momento en que pensábamos que habíamos escrito todo lo que se podía escribir sobre el tema o, al menos, todo aquello que tenemos a nuestro alcance (que, estamos convencidos, no es todo lo que hay)… entonces, de repente volvemos a encontrar más información. Éste es, precisamente, el caso que nos ocupa hoy.

Los primeros trenes pasaron por Campo de Criptana en 1855. Desde entonces, como ya hemos escrito en muchas ocasiones, la historia criptanense cambió para siempre… y mucho más de lo que podríamos suponer a simple vista. Años después, en marzo de 1914, se inauguraba la doble vía en el tramo ferroviario entre Madrid y Alcázar de San Juan. De ello nos da cumplida noticia el diario de Valencia Las Provincias, año II, núm. 17.348, del 28 de marzo de 1914, en un artículo titulado «De Madrid á Valencia en ocho horas».

La vía doble: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

La vía doble: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

La doble vía tendría consecuencia no sólo para los viajeros que hacían el trayecto Madrid – Alcázar de San Juan, sino también para quienes continuaban viaje hacia Valencia con sus escalas correspondientes, incluida la estación de Campo de Criptana. En total, según el artículo, los rápidos ahorraban tres horas en el recorrido total, mientras que los correos ahorraban dos. El proyecto era prolongar la doble vía hasta Valencia, aunque no se veía muy necesario por entonces dado que la compañía había construido apartaderos en la línea férrea desde Campo de Criptana a La Encina. El corresponsal del periódico nos dice al respecto esto:

Creo que la doble vía llegará con el tiempo hasta Valencia, pero no hace falta, pues la Compañía ha hecho y está haciendo bastantes apartaderos, y esto facilita muchísimo la marcha.

Estación de Záncara: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Estación de Záncara: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Uno de estos apartaderos se construyó, según dice el periódico, entre Campo de Criptana y Záncara («Zanzara», dice el periódico con evidente y flagrante errata). Su nombre era, según el periódico, «El Rosilló», queriendo decir, quizá, «El Rosillo». Otro, en este caso entre Záncara y Socuéllamos, tenía por nombre Córcoles. Y continúa al respecto el corresponsal:

Con los apartaderos se facilitará el cruce y se puede cuadruplicar el servicio.

La compañía proyecta que con estos apartaderos se tarde entre Madrid y Valencia ocho horas, pues la vía está en condiciones de que se marche á grandes velocidades.

A partir de entonces, los criptanenses ahorrarían mucho tiempo en sus viajes tanto a la Corte como a la costa del Mediterráneo. Cosas del progreso, que avanza que es una barbaridad y casi sin que nos demos cuenta… ¡es todo tan rápido!

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO