Etiquetas

, , , , , , , , , ,

¿Dónde está el puente?: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

¿Dónde está el puente?: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2013)

El Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real del día 26 de abril de 1865 publicaba en la circular número 261 un listado de puentes y alcantarillas de cada partido judicial de la provincia que tenían que «componerse», es decir, restaurarse con fondos provinciales. Se colaron en la circular muchos errores, y entre ellos, se dejó a Campo de Criptana sin su puente más emblemático y más histórico, el de San Benito, pues en tal infausto listado aparecía adscrito tan benedictino monumento al término de Villanueva de los Infantes.

Y no sabemos quién se encargó de la redacción de la circular ni qué mapas utilizó, pero lo cierto es que no andaba muy atinado en puntería geográfica, porque no fue ésta la única errata que se filtró. Así, el redactor de la circular dejó de la noche a la mañana a un montón de pueblos sin sus puentes, y a unos les dio puentes de otros y a los otros de los unos, y anduvieron los puentes de la provincia de pueblo en pueblo sin orden ni concierto como perdidos en las brumas de la burocracia, que es como decir en las brumas del universo.

El puente... en su sitio: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

El puente… en su sitio: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Por suerte, la circular 290 publicada en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 12 de mayo de 1865 vino a poner las cosas en su sitio, y a colocar cada puente en su río y en su pueblo, que no era cuestión de dejar las cosas así, manga por hombro, en cuestiones de tan gran calado como éstas. Y de nuevo tuvo Campo de Criptana su puente de San Benito y, quizá, al estar entre los susceptibles de recomposición, vio algunas de sus heridas arquitectónicas causadas por el tiempo como curadas por un providencial Bálsamo de Fierabrás.

Perdido o no, al menos en aquel tiempo se sabía quién tenía que encargarse de su arreglo, no como hoy, que está este puente huérfano y sin quien vele por él. Eso sí, le ha salido al lado un puentecillo… del que mejor no opinar.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO