Etiquetas

, , , , , , ,

Una solemnidad religiosa: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Una solemnidad religiosa: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

En septiembre de 1914 recibía el criptanense Especioso Perucho Granero el presbiterado, tal como veíamos en el artículo de ayer (véase: Los viajes del presbítero Especioso Perucho Granero, Campo de Criptana, 1914-1917). Ya siendo presbítero, a los pocos días Perucho Granero celebró su primera misa. Y fue en Campo de Criptana.

Tenemos la información de tan importante acontecimiento para la vida religiosa de la localidad en aquel tiempo en la sección “Noticias generales” del periódico provincial El Pueblo Manchego, año IV, núm. 1124, del 7 de octubre de 1914. La noticia tiene por título “Misacantano” y dice así:

En la iglesia parroquial de Campo de Criptana celebrará mañana por vez primera el santo sacrificio de la Misa el joven presbítero amigo nuestro D. Especioso Perucho Granero.

Con tan fausto motivo enviamos nuestra cordial enhorabuena al nuevo sacerdote deseandole muchas gracias para el más acertado desempeño de su augusta misión.

En la Iglesia Parroquial de Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

En la Iglesia Parroquial de Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Y, en efecto, el día 8 de octubre de 1914 Especioso Perucho Granero celebró su primera misa en la iglesia parroquial de Campo de Criptana. Por supuesto, el periódico El Pueblo Manchego no podía dejar de darse por enterado de tal acontecimiento, y por ello el día 13 de ese mismo mes, en su número 1129, publicó una extensa crónica sobre aquella solemnidad religiosa. Y precisamente así se titula la crónica, “Solemnidad religiosa”, firmada por un corresponsal anónimo que firma “X.”. Veamos hoy una parte de esta crónica, en particular la parte de su texto que podríamos considerar como prefacio o introducción, dejando para los días sucesivos el material restante.

Se nos describe en este comienzo cómo era el ambiente que se respiraba en Campo de Criptana aquel día. He aquí la vívida imagen de todo aquello que nos transmite el corresponsal cuyo texto transcribimos fielmente, sin quitar ni poner, manteniendo por ello sus peculiaridades ortográficas:

El forastero que el día 8 del corriente hubiera visitado la rica y simpática villa, cuyo nombre encabeza estos renglones [Campo de Criptana], hubiera notado desusada y extraordinaria animación, impropia ciertamente de la época y del aspecto ordinariamente tranquilo que caracteriza, á la población citada.

¿Cuál era el motivo de tal animación? Nos lo explica a continuación el periódico:

El motivo de aquella animación no era otro que la demostración de los sentimientos unanimes de aquel pueblo, de afecto sincero, hacia un joven, hizo de familia distinguida y por todos apreciada, que va á subir al Altar Santo á ofrecer el Augusto Sacrificio, por vez primera dando con ello el primer paso en la senda del sacrificio y renunciación sacerdotales.

El nombre del nuevo sacerdote, tan conocido y querido de sus paisanos, es D. Especioso Perucho y Granero.

Y aquí lo dejamos por hoy. Tendremos que esperar a mañana para enterarnos de cómo transcurrió aquella misa con todos los detalles oportunos. Por el momento, imaginemos tan solemne ceremonia en la monumental iglesia parroquial que Campo de Criptana tenía en aquel tiempo…

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO