Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Entre las epidemias de cólera que afectaron a España en el siglo XIX destaca por el clima de pánico que suscitó la de 1855. Una vez pasada la tormenta, decidió el gobierno a instancias de la reina Isabel II, por medio de su Ministro de Gobernación, expresar públicamente las gracias a todos aquellos que se habían destacado en la lucha contra la enfermedad. El listado de agradecimientos para la provincia de Ciudad Real se publicó en la Circular número 62 de su Boletín Oficial del 7 de marzo de 1856. Su encabezamiento, que reproducimos a continuación respetando sus peculiaridades gráficas, dice así:

El Excmo. Sr. Ministro de la Gobernacion, á quien di cuenta de los señalados servicios prestados por varios alcaldes, corporaciones, clero, facultativos y particulares, con motivo de la invasion del cólera-morbo asiático en algunos pueblos de esta provincia en el año último, me dice de real órden fecha del mes anterior, y entre otras cosas lo siguiente:

«Es tambien la voluntad de S. M. que en su real nombre se den las gracias á las corporaciones y demas individuos que comprende la lista que V.E. unió á su expresada comunicacion, publicándose con honorífica mencion en el boletin oficial de esa provincia los nombres de los mismos».

Y en obediencia a tal orden, y «á fin de que sirva de satisfacción á las personas que comprende la lista», el gobernador provincial dispone que se incluya a continuación en ese mismo boletín.

Y viene ahora lo que nos interesa aquí, que no es sino Campo de Criptana y los nombres de algunos de los criptanenses de aquel tiempo que se mantuvieron en sus puestos pese al avance de la enfermedad y sus estragos. Merecieron por ello la felicitación pública de la reina. No fue esta, sin embargo, la situación más generalizada en la España de aquel tiempo. Ocurrió que en muchas comarcas las autoridades civiles y eclesiásticas abandonaron sus puestos para huir de la enfermedad con el consiguiente enfado del gobierno.

Veremos, de Campo de Criptana, la parte consistorial de aquel listado. Figura a la cabeza del agradecimiento honorífico el alcalde de Campo de Criptana en aquel tiempo. Era Gregorio Baíllo. En segundo lugar encontramos a los «individuos de las juntas de beneficiencia y sanidad», del Auuntamiento, que eran: Julián González, Jorje Purpon (sic, por «Pulpón»), Dionisio Leal y José María Fernández Jiménez.

Siguen en la lista los cargos eclesiásticos, pero de ellos ya hablaremos en el artículo de mañana. Dejamos aquí, por el momento, los nombres de los criptanenses que regían la vida consistorial en la localidad hace ciento sesenta años…. que no es poco.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO