Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Hablemos de nidos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Hablemos de nidos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Tienden ciertos volátiles a construir sus nidos en los lugares más insospechados. Son, a pesar de ello, más realistas y tienen más los pies, en este caso sus patas, sobre la tierra que ciertos humanos que acostumbran a construir sus castillos en el aire o a dejarse poseer por los sueños cantareros de la lechera patosa del cuento.

En esto son los volátiles más prácticos, lo que no quiere decir que no sean imaginativos, que los hombres. Prueba de ello es esta breve historia que nos ocupa en el artículo de hoy, pequeña anécdota cuya publicación como noticia en un periódico no deja de asombrarnos, no tanto porque los jilgueros no tengan derecho a un pedacito de gloria de la fama, sino porque lo bueno o lo feliz no suele ser noticia.

Pero la historia se publicó, y fue en el periódico Lanza, del día 18 de junio de 1958. Dice así la noticia:

UN NIDO EN UN BUZÓN. CAMPO DE CRIPTANA.

En la carretera de Arenales: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

En la carretera de Arenales: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

18 (Cifra). En el interior de un buzón de Correos, en la carretera que va de esta localidad al caserío de Arenales de la Moscarda, han hecho nido unos jilgueros. Como quiera que la hembra está actualmente en huevos, el cartero rural, abre el buzón con el mayor cuidado y saca las cartas allí depositadas, mientras le observa un poco asustada, la avecilla, que no se mueve.

No todo iba a ser, lector, hablar de calles, de campos, de topónimos, de etimologías, de criptanenses ilustres de otros tiempos, de historias de la vida cotidiana. Le apetece de vez en cuando al que escribe contar otras historias como ésta del nido de jilgueros, que, aunque seguro que nunca formaría parte de la gran historia escrita en libros de gran formato con encuadernación de piel y oro, interminables bibliografías e índices en letra menuda, y quizá tampoco del recuerdo de la vida cotidiana de un pueblo, nos ponen de nuevo en el lugar que nos corresponde, en esa simbiosis con la naturaleza que ya pocas veces se da.

La vida privada de las aves: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

La vida privada de las aves: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Requiere este blog de vez en cuando un toque pizpireto como el de esta historia de hoy, porque aquí, en este blog, hay un lugar para todos los seres, para los grandes y para los pequeños.

Quede aquí, pues, esta pequeña historia, la de quel verano de 1958 en que una familia de jilgueros convirtió un buzón criptanense en su hogar y fueron felices…  junto a aquella tranquila carretera a Arenales de la Moscarda.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

 

Anuncio publicitario