Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El tren en Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

El tren en Campo de Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

No creo exagerar si digo que muy seguramente el acontecimiento más importante en la historia de Campo de Criptana, después de su fundación, se entiende, fue la llegada del ferrocarril allá por mediados del siglo XIX. ¿Cómo habría sido Campo de Criptana hoy si el trazado del ferrocarril hubiese dado un rodeo y, en lugar de recorrer sus tierras, hubiese buscado otros caminos por la llanura manchega? Sería casi imposible de imaginar tal situación, porque el ferrocarril y el tren forman parte tan intrínseca de Criptana que sin ellos su historia, su geografía, y su historia social y económica son impensables.

Nos vamos hoy, precisamente, a los tiempos previos a la llegada del ferrocarril a Campo de Criptana, al mes de junio de 1854. Poco tiempo faltaba ya para que el tren irrumpiese en la historia criptanense, poco tiempo quedaba ya para que un viaje a la Corte precisase de días en días en diligencia o en carro por caminos polvorientos e incómodos, poco tiempo quedaba ya para que las noticias, las buenas y las malas, procedentes de Madrid tardasen en llegar días a provincias, y también a Criptana. El ferrocarril lo revolucionó todo, pero su extraordinaria rapidez trajo también cosas malas, como por ejemplo que las epidemias tan presentes en la historia española del siglo XIX se difundiesen con mayor celeridad por la geografía del país. Pero estas son, reconozcámoslo, peccata minuta si lo comparamos con la gran cantidad de ventajas que supuso.

La vía: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

La vía: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Por aquellos días de mediados de junio de 1854 estaba ya abierta al tráfico de trenes la estación de Alcázar de San Juan, y ya estaba en construcción el trazado de la línea a Campo de Criptana. De ello nos da cuenta una nota informativa que se publicó en varios periódicos y revistas de la época. La encontramos, por ejemplo, los siguientes medios informativos: El periódico del partido liberal El clamor público, núm. 3.052, del domingo 25 de junio de 1854; el periódico político El Presente, núm. 597, año 3º, del miércoles 28 de junio de 1854, en la sección «Crónica de actualidad»; y dos días después en la revista quincenal Fomento. Revista de agricultura, industria, comercio y obras públicas, 2ª serie, núm. 21, año V, del 30 de junio de 1854, pág. 12. En ésta encontramos citada la fuente de la que procede tal información, que no es sino el periódico Ferro-carriles.

He aquí la nota, en cuya transcripción respetamos escrupulosamente las peculiaridades gráficas del original, que en algunos casos pueden resultar extrañas al lector moderno:

Segun estaba anunciado se abrió al público, en 20 del actual, la seccion de Alcázar de San Juan en la línea de Almansa. El primer tren se componía de veinte y cuatro carruajes, principalmente ocupados por quinientos soldados que marchan á Andalucía. Esta seccion tiene 48 kilómetros ó sean ocho leguas castellanas, se está terminando el trozo siguiente hasta la estacion del campo de Criptana, cuya estension es de 8 kilómetros, y se dará al público á mediados de julio próximo.

El texto que sigue nos aporta una clave muy importante: La primera y fundamental función del tren en aquel tiempo parece haber sido el transporte de mercancías, como queda de manifiesto por la gran cantidad de movimiento que ya había en la estación de Alcázar por aquel tiempo. A ello debemos unir su importancia estratégica como muestra su utilización como medio de transporte para el ejército. Respecto a las mercancías, sigue diciendo el texto de la nota:

El tráfico se está desarrollando estraordinariamente en la estacion de Alcázar: alli se ven grandes partidas de carbon vegetal (solo uno de los espedidores ha ajustado la conduccion á Madrid de 30.000 arrobas) de jabon y del notable carbon de piedra llamado Boghead, que la empresa del gas trae de Escocia; este combustible arde como una tea, con solo aplicar á él una cerilla encendida. Otra sociedad ha pedido otro trasporte de grande entidad, que probablemente se hará ya desde la estación de Criptana.

Alrededores de la estación: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Alrededores de la estación: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Nos ha llamado la atención el llamado carbón «Boghead» o torbanita. Es en efecto, un tipo de carbón que se forma a base de algas y hongos, del que se puede destilar aceite de parafina. Es una lástima que nos se nos diga qué sociedad de Campo de Criptana estaba gestionando el uso de los servicios del tren para el transporte de sus productos. Puede que fuese alguna bodega, pero, lo reconocemos, no lo podemos afirmar.

Aquel verano de 1854 Campo de Criptana esta ya comenzando a cruzar el umbral de la modernidad. Otra etapa de su historia comenzaba entonces…

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO