Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay duda de que la colonia rural criptanense más conocida del siglo XIX, por ser la mayor en población, era Arenales de la Moscarda. Pero, como en otras ocasiones hemos puesto de manifiesto, no era la única, como ya tuvimos la ocasión de ver en otra ocasión (véase: Las «colonias rurales»: Arenales de la Moscarda, El Tejado, Carralero y Marta, Campo de Criptana 1892). La información procedía de un extracto de sesiones del Ayuntamiento de Campo de Criptana que se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 13 de julio de 1892.

Casas en la lejanía: Versión en acuarela por José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Casas en la lejanía: Versión en acuarela por José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Unos tres meses antes, en abril, un olvido había obligado al consistorio a hacer una corrección en el censo del municipio, y fue precisamente porque no se había incluido a la población de una de las colonias rurales. Y fue la Junta municipal del Censo electoral la encargada de hacerlo en una sesión extraordinaria celebrada el día 20 de ese mes, aunque el extracto se publicó  en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del lunes 9 de mayo de 1892. Dice así el texto de esta nota:

Constituída á las ocho de la mañana, conoció de la petición de inclusión de siete habitantes de la colonia rural de Cristina, sitio de Marta, formulada por un ex-Alcalde y resolvió emitir informe razonado acerca de toda cuestión sometida á su examen, remitiendo las ocho listas y sus justificantes á la Junta provincial del Censo electoral…

Hacia el sur: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Hacia el sur: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Tal decisión fue aprobada por el Ayuntamiento criptanense, en la sesión del 2 de mayo de 1892, siendo alcalde de Campo de Criptana Alfredo Ruescas y secretario de su ayuntamiento Francisco Aparicio Sureda.

Recordemos que el paraje de Marta se encuentra situado en las tierras bajas de Campo de Criptana, en aquéllas de su término que miran al sur, en aquellas que se adentran en la llanura, en aquellas que llegan a tocar el mismo Tomelloso. Podrás llegar al lugar si tomas, lector, la CR-1223 hasta llegar a su final, al Puente de San Benito. Cruzarás el río y la carretera habrá cambiado y se habrá convertido en camino… o más bien al revés, dejarás un camino convertido en carretera para transitar lo que siempre fue camino. Lo que fue de la naturaleza a la naturaleza vuelve.

Sigue hacia el sur, caminante, por el Camino de Campo de Criptana a Tomelloso, camino que marca el límite entre los términos de Campo de Criptana y de Arenales de San Gregorio, y pasarás al poco junto a la Casa de Castilla, y enseguida verás muy cerca la Casa de La Lotería. Encontrarás al punto el cruce con el Camino de la Raya, que no tiene este nombre sino porque fue el límite tradicional entre los términos de Campo de Criptana y Tomelloso, antes de que Arenales de San Gregorio fuera «de San Gregorio» cuando era «de la Moscarda», y antes de que tuviese su propio término municipal.

Casas en la lejanía: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Casas en la lejanía: Óleo de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Y estarás en el cruce, y tendrás que elegir en el cruce: O seguir por el camino a Tomelloso, para tomar luego el desvío del camino del Pozo de Varillas; o torcer a la derecha, por el dicho camino de la Raya para ir a encontrar el de Alcázar de San Juan a Tomelloso. Da igual cual tomes, pues como también ocurría con Roma, también con Marta todos los caminos llevan a ella.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO