Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

De nuevo en Arenales_Foto de José Manuel Cañas Reíllo 2015Fue en 1973 y lo contó para el periódico provincial Lanza su corresponsal en Arenales de la Moscarda (hoy Arenales de San Gregorio), J. Olmedo. El acontecimiento fue noticia y por ello tuvo un hueco en una de las páginas de aquel periódico un 29 de septiembre de aquel año. Y fue noticia porque, como bien reza el título de este artículo, era la primera vez que se celebraban estas fiestas de la vendimia y del melón en la entonces pedanía criptanense de Arenales, en un momento en que, según dice el periódico, ya estaba en plenitud la cosecha del melón y era inminente la vendimia.

Fueron días de regocijo general, o, como dice el corresponsal de Lanza, hubo un “ambiente de gran familiaridad y alegría”, y no era para menos. Pero era así, y supongo que aún lo es, en los pueblos de La Mancha cada vez que se aproxima el momento de cosechar lo sembrado, de recolectar los frutos de la tierra. Se eligieron reinas de las fiestas, una para la vendimia y otra para el melón, y tuvieron, incluso, su “respectiva corte de honor”, según dice J. Olmedo. No queda aquí la información: También nos dice que estas reinas fueron María del Pilar Lara, como reina de la vendimia, y Angelina Díaz, como reina del melón.

Cuando se acerca la vendimia: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Cuando se acerca la vendimia: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Comenzó la fiesta, tal y como nos narra con gran acierto y detalle el corresponsal J. Olmedo, con una misa con sus correspondientes ofrendas en forma de productos de las cosechas a cargo de las reinas. Y se cambió de escenario, y de la iglesia se pasó a las dos cooperativas, en las que, como nos dice Olmedo:

… se pisó el primer mosto de la temporada, y seguidamente se asistió a un vino de honor.

Esto fue por la mañana. Y por la tarde la fiesta siguió, pero esta vez con tintes gastronómicos, porque tuvo lugar un concurso de amas de casa con un premio para el plato manchego por excelencia: El pisto… el manchego, por supuesto, el canónico. Al hilo, quizá convendría establecer una denominación de origen para el pisto manchego, porque fuera de La Mancha son muchos los que venden supuestos “pistos manchegos” que no son sino frituras de tomate con una caótica mezcla de todo tipo de hortalizas sin orden ni concierto. Y lo canónico es lo canónico… Siguiendo con la fiesta después de esta breve pero necesaria digresión sobre el pisto manchego, todo acabó con un baile, que era también ingrediente necesario y fundamental, conditio sine qua non para el buen transcurso y conclusión gozosa de toda fiesta.

Entre los pinos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Entre los pinos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Así fue aquella efeméride en el calendario anual de Arenales, fiesta vinculada al ciclo de la naturaleza, al campo y a sus frutos, a la tierra, en fin, porque entonces como ahora Arenales es pueblo esencialmente agrícola y sin agricultura sería inconcebible su existencia, sin sus viñedos y sin sus melones. En verdad, se merecían una fiesta, y Arenales la celebró, y salió muy bien y fue todo un éxito, como se puede ver y como el corresponsal J. Olmedo orgullosamente nos lo contó para Lanza y también para toda la posteridad, para todos aquellos que hoy, cuarenta y tres años después, nos queremos imaginar cómo fue aquella fiesta… un día de finales de septiembre… ¿quizá entre sus magníficos pinos?

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

 

Anuncios