Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La laguna: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

La laguna: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Llegamos hoy al final de esta breve recreación de paisajes criptanenses del pasado a partir de paisajes criptanenses del presente. El paisaje en cuestión es situado en el paraje hoy llamado de «Las Charcas», muy cerca del pueblo de Campo de Criptana, al sur, al otro lado de esa frontera artificial entre mundo urbano y mundo rural que es la línea del ferrocarril. No solo dos mundos separa la línea férrea; también divide el universo criptanense en dos, en dos sus imágenes, en dos sus paisajes, en dos sus luces y sus sombras y sus texturas y sus olores. El paisaje en cuestión es el que aparece en los mapas actuales bordeado al este por el Camino del Arcediano, una pequeña laguna de origen artificial que poco a poco se ha ido haciendo un hueco en la naturaleza y que ha venido para quedarse…. casi casi, como si siempre hubiese estado allí.

Pero no siempre estuvo aquel agua en este lugar. En otros tiempos hubo allí tierras y campos, como se puede apreciar, por ejemplo, en el mapa del Instituto Geográfico y Estadístico, hoja 714, con los términos (parcialmente) de Campo de Criptana y de Pedro Muñoz, del año 1886.

¿Y el pozo?: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

¿Y el pozo?: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

No aparece en él esa pequeña laguna… no hay masa acuática dibujada en él. ¿O sí? Sí la había, aunque de otra forma, en otra esencia. El mapa de 1886 tiene un pequeño círculo rojo pintado junto al Camino del Portillo del Arcediano, allí donde hoy se encuentra el extremo más oriental de la depuradora. Es un pozo, y así aparece inscrito en círculo en el plano, pero sin un nombre. Casi todos los pozos del campo criptanense tenían nombre, como el del Pico, los de Villalgordo, el de las Olivas, el del Charco, o el de La Guindalera. Pero este del Camino del Portillo del Arcediano no tiene nombre, como tampoco lo tienen otros pozos de las tierras criptanenses. A lo mejor es que también, en este mundo social de los pozos, hay pocos de primera y de segunda… nunca se sabe qué sorpresas inesperadas nos reserva la toponimia rural criptanense.

Conviene también que dediquemos unas breves palabras al otro posible trayecto que nos lleva a este paraje del que estamos hablando hoy: Desde el Camino de Nieva, actual carretera, también «de Nieva», encontrarás, lector, un desvío hacia la izquierda nada más cruzar la vía férrea. Síguelo. Te llevará también a este paraje. El camino hoy todavía existe, con ese mismo trazado, aunque algo cambiado en forma y sobre todo, en entorno paisajístico. Tiene un nombre en el mapa de 1886: Es el «Camino del Cerro de la Vega». Va a cruzarse con el del Portillo del Arcediano y siguiéndolo llegarás por el al Camino del Campo de Criptana a Argamasilla, es decir, a la carretera del Puente de San Benito. Un cruce de caminos más, una elección… ¿cuál tomar? ¿hacia dónde vamos? Más o menos, lo que nunca dejamos de preguntarnos sobre la vida misma.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO