Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

La iglesia: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

La iglesia: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Despertó temprano aquel día 30 de mayo de 1958 Campo de Criptana. Mejor dicho, despertó pronto a los criptanenses la diana de la banda de cornetas y tambores del Frente de Juventudes. A lo mejor todavía el día no clareaba, a lo mejor el alba aún aguardaba agazapada, a lo mejor la noche todavía era dueña y señora del universo criptanense, aunque quizá no mucho.

Aquel día 30 de mayo de 1958 se inauguraba la nueva iglesia parroquial de Campo de Criptana. En español el edificio de culto cristiano se llama “iglesia”, con minúscula; con mayúscula, “Iglesia”, se designa el concepto, la Iglesia como comunidad, como ente. Ahora se oye mucho “templo” referido una “iglesia”, pero no sé desde cuándo ni a cuento de qué, porque el término adecuado en español es “iglesia”.

El mediodía nos marcaba el final del artículo de ayer, y marcará el comienzo del de hoy, porque en los actos del día 30 a las doce del mediodía retomamos el tema. La fuente de información es, como en los días anteriores, el programa de actos publicado en el periódico Lanza del 28 de mayo de 1958. Suponemos que todo el programa transcurriría como estaba anunciado.

Y así nos vamos a las doce del mediodía, hora en que hasta no hace mucho en Radio Nacional (en realidad, en casi todas las emisoras de radio) había Angelus, hora en que se interrumpían los programas, hora en que los informativos dejaban su hueco para el Angelus. Pero de eso hace ya mucho, o no, depende de cómo se miren las cosas y depende de cómo se mire el tiempo, y depende de la edad de cada uno, y depende de lo frescos que vivan aún los recuerdos del pasado, y depende de las ganas que uno tiene de que sigan vivos. A las 12 de aquel 30 de mayo de 1958 se dijo la primera misa en la nueva iglesia parroquial de Campo de Criptana. Según dice el programa publicado en Lanza, la celebraría el arcipreste, D. Gregorio Bermejo López, y se contaría con la Escolanía de la Casa de la Virgen, de Madrid, bajo la dirección de D. Eugenio Orbegozo. E intervendría también (porque para eso, entre otras cosas, suponemos, vino a estos actos), el “Reverendísimo Sr. Obispo Prior”.

En la inmensidad: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

En la inmensidad: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Y a la una y media de la tarde había un cambio de tercio, y de la iglesia se pasaba al ayuntamiento, porque allí se nombraba a D. Gregorio Bermejo López Hijo Adoptivo de la villa. Y luego vino la hora de comer, y a las dos de la tarde “se distribuyeron bolsas de comida a las familias pobres”.

Y como los actos de aquel día daban para mucho más, aquí lo dejamos. Hubo después de la comida, suponemos siesta, porque apetece en esas sobremesas ya somnolientas del incipiente verano, porque donde se ponga, como decía Don Camilo José Cela, una siesta “de pijama, Padrenuestro y orinal”. Ahora… donde se ponga la siesta del carnero, que se quite todo lo demás. Mañana continuaremos retomando los actos del la tarde del día 30 de mayo.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios