Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Seguimos en el santuario: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Seguimos en el santuario: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Como en días anteriores seguimos rondando el lugar de Villaxos, el santuario, sus alrededores y sus historias, las grandes y las pequeñas… todas aquellas que podemos ir destilando, poco a poco, del libro del criptanense Félix Ortiz Muñoz titulado Sermon en la solemnissima octava que a la traslacion del Santo Christo que llaman de Villaxos consagro la noble villa del Campo de Critana, este año de 1666, predicado por el Lic. D. Felix Ortiz Muñoz… (Alcalá de Henares,1667). Poco de histórico va quedando ya que sacar de este libro, pues no es el histórico su fin, sino el religioso y la devoción a Cristo de Villajos. De hecho, recoge este libro la predicación que un año antes de su publicación hiciese su autor desde el púlpito de la iglesia criptanense en la octava que se celebró con motivo de la traslación del Cristo desde su lugar, Villajos, a la villa criptanense.

En la dedicatoria al patrocinador de tal traslación, que no fue sino Gregorio Vaíllo (sic, Baíllo) de la Beldad, alcalde ordinario entonces de Campo de Criptana, es donde han de buscar tanto el que escribe como el lector esas pequeñas gotas históricas. Pero no basta con leerlas; hay que destilarlas para llegar a comprender todo su sentido. Y en la dedicatoria nos quedamos hoy, sin adentrarnos más allá de sus límites y sin penetrar en la predicación misma de la octava, en la que encontraremos materiales para continuar hablando otros días sobre el tema.

Dedica muchas palabras el licenciado Ortiz Muñoz a la imagen del Cristo que en su tiempo albergaba la ermita de Villajos, y lo hace, como siempre, recurriendo a complejos artificios de la cultura clásica, de la bíblica y, cuando puede, retóricos. Veamos qué nos dice sobre aquella figura del Cristo de Villajos:

Es esta diuina Imagen estampa tan viua de Christo muerto en la Cruz, que no se q(ue) aya en la tierra otra mas parecida. De Phidias aquel escultor famoso refiere Valerio Maximo, que hizo vn simulacro de Iupiter tan perfecto, que humanas manos no fabricaron otro mas ventajoso, o mas admirable: Simulacro Iouis Olympij perfecto, quo nullum praestantius, aut admirabilis humanae fabricatae sunt manus (Valerium Maxim., lib. 3, c. 7). Encarecimiento, que puede acomodarse a este Soberano Simulacro, por ser el primor de su escultura en todo perfectissimo. Aunque lo que al verle mas arrebata en afectuosas admiraciones, es aquel rostro magestuosamente agradable, que a vn tiempo mueue a cordial ternura, y a reuerencial respecto.

Seguimos en Villajos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Seguimos en Villajos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

En el humano rostro de Christo reconocio S. Geronymo escriuiendo sobre el capitulo nono de S. Matheo, vn celestial resplandor con que atrahia, y enamoraua a quien le llegaua a mirar…  Y en el rostro de esta Diuina Imagen parece que reuerberan los reflexos de aquel resplandor soberano, pues a qualquiera que le ve, a primera vista atrae, [….]ernece, y enamora. Siendo pues esta Imagen de Christo nuestro bien, crucificado, tan singularmente atractiva, dicho se esta sera con muy especiales señas de deuocion y venerada. Alegrese Villaxos, pues si la iniuria de los tiempos le despoblo, oy la frequencia de los que acuden a visitar este Santo Cruficixo le haze poblado.

Ayer fue la exégesis del Cantar de los Cantares aplicada al lugar de Villajos y a su Cristo; hoy es la exuberante exaltación de la imagen su Cristo que Félix Ortiz Muñoz pudo, quizá, contemplar, frente a frente, mientras predicaba su octava desde el púlpito. Así lo vio Ortiz Muñoz, y así nos lo relató. Así era entonces, a sus ojos, la imagen del Cristo de Villajos, del Cristo del despoblado de Villajos. Ocurrió aquello hace casi trescientos cincuenta años.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios