Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Desde Villajos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Desde Villajos: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Tiene Campo de Criptana un camino que así se llama, como reza el título de este artículo, “de Santa Brígida”, seguramente la de Suecia, Santa Brígida de Suecia (1303-1373), patrona de Europa, y no de Kildare, o Santa Brígida de Kildare, en Irlanda (ca. 451-525). O a lo mejor es por ésta el nombre del camino. Con esto de las devociones nunca se sabe por qué extraños derroteros ha ido el destino, y mucho menos es posible muchas veces saber por qué tal camino, o tal paraje, tienen tienen tal o cual nombre. Curiosamente, este camino no lleva tal denominación en la hoja 714 del Mapa de España del Instituto Geográfico Nacional de 1886, sino el de Camino de Madrid, desde Villajos hasta su confluencia con la “Vía del Hambre”, y “Camino de los Carros de Madrid” desde este punto hasta la Casa de la Hidalga.

Tiene el camino de Santa Brígida un valor arqueológico especial, pues lleva de un lugar de raíces tan viejas como Villajos, hasta otro que también las tuvo, no romanas, sino anteriores, quizá celtíberas, aunque sus huellas hoy son casi imperceptibles.

Continuando por el camino de Santa Brígida, se llega a la laguna de Salicor, situada muy cerca de los linderos de Campo de Criptana, Alcázar, Quero y Miguel Esteban, y en su parte oriental, pero a menos de medio kilómetro, hay, en la finca denominada La Hidalga, un cerro de escasa elevación, alargado en el sentido de Este a Oeste, en cuya parte superior se divisan varios cimientos en líneas casi rectas de bastante longitud, como si correspondieran a toscas alineaciones de calles de un pueblo destruido.

En la laguna de Salicor: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

En la laguna de Salicor: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Esto nos decían Antonio Blázquez y Delgado Aguilera, y Claudio Sánchez Albornoz en la pág. 29 de sus Exploraciones y excavaciones en vías romanas del Valle del Duero y Castilla la Nueva. Memoria de los resultados obtenidos en las exploraciones y excavaciones practicadas en el año 1916 (Madrid: Imprenta de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1917). Había recorrido por aquel año de 1916 el académico Antonio Blázquez las tierras manchegas en expedición arqueológica. Era el primero que hacía algo parecido a gran escala, y lo hizo con el Ab urbe condita de Tito Livio en su mano. Buscaba aquella ciudad celtíbera cuya conquista romana nos relata el romano: Alces. Alces era, realmente, el motivo de su búsqueda y el camino de Santa Brígida y allí, a lo lejos, La Hidalga, eran para Blázquez las claves para su hallazgo.

Todavía en Salicor: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Todavía en Salicor: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Cambia la historia, cambian las generaciones, unos pueblos van y otros vienen, los paisajes ya no son los mismos, pero los caminos trillados durante siglos y siglos siguen ahí, casi inmutables, como testigos mudos del paso del tiempo. Son quizá el mejor testigo del pasado. A veces parece que todos los caminos llevan a Villajos.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios