Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hay temas relacionados con el pasado criptanense que parecen no agotarse nunca, pues de vez en cuando nos van apareciendo nuevas noticias en estas búsquedas de hemeroteca, que, dicho sea de paso, unas veces son completamente infructuosas y otras no tanto. Uno de esos temas tiene que ver con dos pasados criptanenses, el más lejano y otro más cercano.

Por el Camino de Santa Brígida: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Por el Camino de Santa Brígida: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

El más lejano nos lleva directamente al escritor romano Tito Livio, gracias al cual y a su relato del sitio de Alces por Sempronio Graco en 180 a. de C. en su Ab urbe condita, entraron las tierras de la región que después se llamaría La Mancha en los anales de la historia romana.

De nuevo en las tierras de La Hidalga: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

De nuevo en las tierras de La Hidalga: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

El más cercano nos trae a la segunda década del siglo XX, cuando el mito de Alces trajo a Campo de Criptana y, en particular, al paraje de La Hidalga, al académico Antonio Blázquez en simpar expedición arqueológica. Pensó el académico, y pensaron quienes le acompañaban en su periplo manchego, y pensaron también las fuerzas vivas criptanenses que le acompañaron como conocedores de los entresijos de campos, caminos y parajes de la zona… todos pensaron, que en aquellos restos de La Hidalga se encontraba la mítica Alces de cuya resistencia ante los romanos había hablado Tito Livio (véase: Notas sueltas y dispersas sobre La Hidalga, IV, Campo de Criptana 1917. Disquisiciones histórico-arqueológicas sobre el emplazamiento de Alces).

No fue el tema cosa baladí. La noticia llegó a la prensa de la época, como por ejemplo, al periódico Vida Marítima, año XV, núm. 524, del 10 de julio de 1916, que en su página 20 publicó la crónica correspondiente. Ya en su momento dedicábamos un artículo a este texto (De nuevo a vueltas con Alces y La Hidalga, 1916), pero conviene ahora retomarlo, puesto que ya tantas oportunidades hemos tenido de tratar sobre La Hidalga. Dice así el texto publicado en la revista:

Los continuos descubrimientos arqueológicos adquieren de día en día mayor y más decisiva importancia en España para el conocimiento de la Historia nacional. Mediante prolijas investigaciones se ha podido determinar recientemente el sitio que ocupó la ciudad de Alces, tomada por Sempronio Graco el año 180 antes de Jesucristo. Donde ahora está la región conocida por Campo de Criptana, en el Cerro de la Hidalga, se acaban de encontrar restos de los muros de aquella urbe prehistórica, de que hay vestigios de extraordinario valor en aquellos lugares. La ocasión de tan raro hallazgo ha sido una de las varias excursiones emprendidas para determinar el trazado de las vías romanas españolas, y de ello tiene ya la debida constancia la Junta oficial de excavaciones y antigüedades…

n La Hidalga: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

En La Hidalga: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

No puede dejar de resultar curioso que tal noticia apareciese en una revista especializada, tal y como dice su cabecera, en “navegación y comercio, marina militar, deportes náuticos, pesquerías e industrias de mar”, que además era el órgano de propaganda de la “Asociación de Constructores Navales Nacionales de la Hullera Nacional y de la Federación Española de Clubs Náuticos”. La revista se publicaba en Madrid.

No insistiremos más en las cuestiones relacionadas con La Hidalga, pues es tema del que ya hemos hablado largo y tendido en este blog. A aquella expedición de Antonio Blázquez por tierras de La Mancha ya hicimos en su momento referencia en los artículos El camino de Santa Brígida, la expedición del académico Antonio Blázquez y la búsqueda de Alces (Campo de Criptana, 1916) y En busca de Alces: La exploración del académico Antonio Blázquez (1917).

Además, para mayor información del lector interesado remitimos a los siguientes artículos también aquí publicadas pertenecientes a la serie Apostillas y glosas varias:

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (I)

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (II)

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (III)

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (IV)

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (V)

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (VI)

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (VII)

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (VIII)

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (IX)

Apostillas y glosas varias necesarias (o innecesarias) a la historia de la caída de Certima y de Alces (Campo de Criptana 1922) (X)

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

 

 

 

 

Anuncios