Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

En Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo 2016

En Criptana: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2016)

Dejábamos en el artículo de ayer al periódico, diario de la noche, La Nación, escandalizado e indignado por una terrible ofensa a la figura del ya entonces difunto general Primo de Rivera que, al parecer, había tenido lugar en el Ayuntamiento de Campo de Criptana. Decía el periódico que al tomar posesión de su cargo el nuevo teniente alcalde de la localidad, José Gregorio Casarrubios, había éste roto y pisoteado un retrato del general y que, además, había proferido blasfemias y ofensas. Terminaba el periódico por mandar al nuevo teniente alcalde criptanense a la escuela para aprender buenas maneras y educación cívica, aunque como es bien sabido, el paso por la escuela no garantiza ni las unas ni la otra.

Esta noticia se publicó en el número del miércoles 30 de abril de 1930. Dos días después vendría la rectificación del propio periódico, pues, al parecer, los hechos referidos no habían ocurrido en realidad. Y así, este mismo periódico, diario de la noche, La Nación, publicaba en su número 1.421, correspondiente al año VI, del viernes 2 de mayo la correspondiente nota, que, encabezada por el título “Rectificación leal. Lo que ocurrió en Campo de Criptana”, dice así:

En una carta, que obra en nuestro poder, se nos dijo que el teniente alcalde de Campo de Criptana, D. José Gregorio Casarrubios, había roto, a presencia de aquel Concejo, un retrato del general Primo de Rivera.

El Sr. Gregorio Casarrubios nos escribe diciendo que la noticia es falsa. El alcalde de Campo de Criptana nos telegrafía en el mismo sentido.

Si no es verdad (y hay que creer que no es verdad ante tales testimonios honorables), nosotros rectificamos en absoluto el suelto titulado “¡A la escuela!”

El señor alcalde de Campo de Criptana y el señor Gregorio Casarrubios comprenderán que, ni contra el uno ni contra el otro, tenemos animosidad de ninguna clase.

¿Es falsa la noticia?… Pues entonces el calumniador, sea la que sea su significación, que sorprendió nuestra buena fe, exaltando sentimientos legítimos, es el que debe ir a la escuela. Porque así no se lucha, ni esos procedimientos injuriosos pueden perdonarse a nadie.

Ante la información confirmada mantendríamos íntegro y duplicado, si era preciso, aquel suelto. De otra manera, no. Al testimonio del alcalde de Campo de Criptana y a la palabra de honor del señor Casarrubios, nos rendimos. Y por el prestigio del señor Casarrubios, por el concepto que merece su educación y por su buen nombre de caballero, celebramos, sin conocerle, que sea falso, como lo es, el hecho que le imputaron.

En Sevilla: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

En Sevilla: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2011)

Y ahí queda esa rectificación del periódico y por ello decíamos, ayer, lector, que no todo es lo que parece, que no podíamos conformarnos con lo que leíamos sobre aquel hecho, porque hoy habría sorpresa… y la ha habido. Cuando no se contrastaban las informaciones ocurría esto… y ocurre.

Y al lado de la rectificación, en el centro de la página, la reina Victoria aparece fotografiada a caballo, mientras visita las casetas de la Feria de Sevilla de aquel año de 1930. Y por aquellos días, tal y como aparece publicado en esa misma página, el rey Alfonso XIII, también en Sevilla, veía un futuro muy halagüeño para su reinado, pues, “en un brindis, dice que su confianza en los españoles es mayor que nunca”… esto a finales de abril de 1930.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

 

Anuncios