Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un camino hacia Areanales: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Un camino hacia Areanales: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Fue 1905 año prolífico en celebraciones cervantinas y quijotescas. Fue en 1905 cuando Azorín hizo su ruta del Quijote, cuando por toda España abundaron los actos literarios y culturales en honor a Cervantes. Fue quizá aquella celebración de 1905 la más importante de cuantas en la historia ha habido para homenajear a Cervantes, porque se centró la cuestión en lo que se tenía que centrar, en la literatura cervantina, y no en mil y una zarandajas.

Se publicaron también muchos artículos en revistas literarias. La ocasión así lo merecía. Nos fijaremos hoy en uno al que ya en otra ocasión hicimos referencia, pero no lo volvemos a traer porque sí, ni porque vayamos hoy a hablar de Cervantes, sino porque, si ayer recorríamos la “mesopotamia” criptanense, de nuevo este artículo nos devuelve a ellas. Se publicó en la revista semanal ilustrada La Lectura Dominical, año XII, núm. 592, del 6 de mayo de 1905 y su título fue “Un manchego por Cervantes”.

En Arenales de San Gregorio: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

En Arenales de San Gregorio: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

Hace su autor el trayecto literario que habrían podido recorrer en la realidad personajes de ficción como Don Quijote y Sancho por tierras manchegas. Y son muchos los lugares de Campo de Criptana que salen a relucir, parajes, casas y, sobre todo, caminos, uno de los cuales, cruzaba nuestra particular “mesopotamia” criptanense. Y así, nos cuenta este artículo que:

Por Criptana la antigua pasaba un camino romano que, viniendo derechamente del Mediodía, tocaba en las Lagunas de Ruidera, en el Castillo de Peñarroya y en una finca llamada la Romana; atravesaba los Arenales de la Moscarda, donde tenía viejas viñas la antigua familia de los Montesinos; más arriba el Córcoles al pie de la loma de Juan el Alcalde, y el Záncara con el paso del Molinillo, con la particularidad de que ahora mismo conserva su dirección antigua desde la Romana hasta el Záncara, aunque no el empiedro. Y al Note de este río, antes de llegar al cerro de Criptana, en un sitio llamado Mojón Blanco, se conserva un trozo del mismo camino empedrado.

La Habana: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

La Habana: Dibujo de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Y, buscando en el mapa, encontramos un “Camino de la Romana” por tierras de Criptana y de Arenales de San Gregorio. Lo seguiremos, y partiremos en el recorrido del Puente de San Benito. Iremos hacia el sur, y al poco un cruce de tres caminos nos sitúa ante la necesidad de elegir: El Camino de las Carretas hacia el este, el Camino Real al sureste y el Camino de Campo de Criptana a Tomelloso hacia el Sur. Tomemos el segundo camino, el Real, y al poco encontraremos que, antes de llegar a la Casa de Baíllo, parte otro. Lo seguiremos. Es el Camino de la Romana. Atravesará al poco la Acequia de Socuéllamos, o Río Córcoles. Sigámoslo, ya dentro del término municipal de Arenales de San Gregorio. Dejamos al sur el paraje de los Arenales y nos lleva este camino, directamente, a la “Casa de los Frailes”. Y se llama el camino así, “de la Romana”, porque nos lleva a la casa del mismo nombre, Casa de la Romana, en el paraje del mismo nombre, La Romana, pero ya al otro lado del Camino de la Raya, en término de Tomelloso. ¿A que todo cuadra?

Nos habla el texto de la “antigua familia de los Montesinos” y de sus propiedades en Arenales. En efecto, hay una “Casa de Montesinos”, al sur del Barrio de La Habana. ¿A que todo cuadra?

Habrás recorrido, lector, por el Camino de la Romana desde el Puente de San Benito hasta la Casa de los Frailes la distancia de 5.640 metros. Y si sigues hacia el sur, llegarás a La Habana tras recorrer 1.070 metros desde la Casa de los Frailes. Y enfilarás el camino hacia la Casa de la Romana, no sin antes pasar junto a la Casa de Montesinos. Y desde el Barrio de la Habana hasta la Casa de la Romana habrás recorrido 2.180 metros. ¿A que todo cuadra?

En efecto. Todo cuadra. ¡Qué cosas tiene la vida!

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios