Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Buscando y buscando en hemerotecas a veces nos llevamos algunas sorpresas que nos dan, unas veces para sustanciosos artículos, otras para artículos, simplemente artículos. El destino en esto es inmisericorde, y unas veces nos da para escribir mucho y otras nos obliga a rodear lo poco que nos da de reflexiones y comentarios marginales, apostillas, como ya hemos hecho muchas veces en este blog, que, dicho sea de paso, nunca vienen mal.

Hoy hablaremos de una de esas sorpresas. La encontramos en tres números de la revista África. Periódico semanal de las posesiones españolas, correspondientes a los años 1890, 1891 y 1893. Este periódico comenzó a publicarse en Ceuta en 1887, y como reza su título, estaba dedicado a los asuntos de posesiones españolas, en este caso, en Marruecos.

Veamos ahora qué encontramos relacionado con Campo de Criptana en cada uno de los números.

África, año IV, núm. 163, del 29 de marzo de 1890

El cognac del Quijote, que fabrica casa Villajos de Criptana (Mancha) ha sido premiado en la exposición de París de 1889.

África, año V, núm. 207, del 8 de abril de 1891

El periódico publica un largo poema fechado en Campo de Criptana, en abril de 1891, cuyo autor fue Jesús Ortiz-Villajos, quien era, según la introducción que proporciona a su escrito el periódico, “un suscritor y amigo”. El poema se titula La muerte y la inmortalidad y la dedicatoria es “A mi querido hermano Eladio”. Veamos la última estrofa (ya tendremos ocasión en otro momento de tratar sobre el poema completo):

Llorará por vosotros y en su mente
ocupará un lugar vuestra memoria:
y vuestro nombre, el nombre de un valiente,
circundado de luz, lleno de gloria
vivirá inmaculado eternamente.

África, año VII, núm. 290, del 18 de febrero de 1893

De nuevo encontramos el apellido criptanense Ortiz-Villajos, en este caso, en una nota necrológica:


EL SEÑOR
Don Manuel Ortiz-Villajos
Y RODRIGUEZ.

Ha fallecido en la villa de
Campo de Criptana el día
12 de los corrientes.
R.I.P.

Sus hijos y nietos ruegan á sus amigos
lo tengan presente en sus oraciones.

Se podría explicar estas apariciones de criptanenses con el apellido Ortiz-Villajos en este periódico por el hecho de que uno de ellos, Jesús Ortiz-Villajos, estuviese suscrito a él. Aquí quedan, pues, estos tres testimonios que, debemos reconocerlo, nos han llamado mucho la atención y vuelven a confirmar una observación que a menudo hacemos: Uno se puede encontrar a Criptana y a los criptanenses en los rincones más insospechados de la hemeroteca.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios