Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

ese-rio-salvaje_foto-de-jose-manuel-canas-reillo-2014

Ese río salvaje: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Se acabaron las carreteras y los caminos vecinales. No había más en Campo de Criptana en los que el Partido Republicano Radical de la localidad propusiera obras públicas para paliar los terribles efectos de la desastrosa filoxera. Recordamos que la propuesta, elevada por el partido criptanense a los diputados a Cortes de la provincia, se publicó en el periódico Adelante, año V, núm. 187, del 6 de enero de 1933.

No había más carreteras en el término municipal, pero sí había un río, que entonces era salvaje, que entonces era indómito, que entonces era vivaz en aguas, cantarín de cauce, alegre en retozantes meandros, río de molinos, río de batanes, río infranqueable por el pie humano, río lleno de vida. Ese era el río Záncara. Y aquel río, que era una bendición de la naturaleza, era visto como una maldición por los de aquel tiempo:

Sexta.- El río Záncara, dado lo llano del terreno, se desborda los inviernos de fuertes lluvias haciendo que varios cientos de hectáreas sean improductivas.

Es necesario por tanto que sea encauzado en los siete u ocho kilómetros que atraviesa este término como lo ha sido en otros. Con esta medida esos terrenos se volverán fecundos y se terminará con el paludismo, terrible azote de estos campos y se facilitaría trabajo a númerosos (sic) obreros.

el-rio-erial_foto-de-jose-manuel-canas-reillo-2014

El río erial: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2014)

Yerra el Partido Republicano Radical de Campo de Criptana en sus apreciaciones sobre la longitud del trayecto del río Záncara en el término municipal. Estima en siete u ocho los kilómetros los de este trayecto, cuando en realidad es de 14 kilómetros con 290 metros.

Y aquí llega el final de esta serie. No sabemos si se llegaron a hacer realidad las propuestas del Partido Republicano Radical de Campo de Criptana; no sabemos si realmente la filoxera fue tan destructiva como se sospechaba que sería, y no sabemos si llegó una crisis tan grave como se auguraba. Pero algo hay que alabar en las intenciones del partido criptanense que hizo estas propuestas: Había ideas, y eso no es poco… y había también carreteras, por fortuna, y un río que entonces estaba lleno de vida. Pero hoy es un erial.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios