Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hoy por fin llegamos al final de los listados que componen la materia de estas serie. Ahora sí. Ya no hay más listados de jurados en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del viernes 3 de enero de 1936, ni listados previstos, ni listados imprevistos. No hay prórroga posible. Estábamos estos días con el listado de jurados que incluía a las criptanenses. Y en esto seguimos hoy. No haremos más digresiones. Bastantes hemos hecho ya. No incluiremos nueva información. No hace falta. Mejor dicho: No la hay. La materia se ha agotado y los listados del citado boletín no dan para más. Nos queda terminar de incluir aquí, en este undécimo artículo de las serie, los últimos nombres del listado de mujeres criptanenses que podrían ser llamadas a formar parte de jurados populares en 1936.

He aquí, pues, los últimos nombres del listado y los últimos de la serie:

María Josefa García Polo

Nº de orden: 77. Tenía 36 años, todos como residente en la localidad. Vivía en la calle Alto, núm. 44

Felisa García Pintor

Nº de orden: 78. Tenía 35 años, los mismos como residente en Campo de Criptana. Vivía en la calle Marqués de Mudela, núm. 4.

Carmen García Rodríguez

Nº de orden: 79. Tenía 48 años, los mismos como residente en Campo de Criptana. Vivía en la calle Arcensión (sic, es decir, Ascensión), núm. 3.

Petra Gascón Mira

Nº de orden: 80. Tenía 61 años, y llevaba 24 residiendo en Campo de Criptana. Vivía en la calle Colón, núm. 3.

María Irene (sic, por “Isern”) Gil de Solé (sic, seguramente “de Sola”)

Nº de orden: 81. Tenía 71 años, 18 como residente en Campo de Criptana. Vivía en la calle Conde de las Cabezuelas, núm. 8.

Lo he dicho muchas veces, y lo reitero: Todos estos listados son para mí algo más que meros documentos burocráticos, que asépticas publicaciones de boletín oficial. ¿Hay algo más aburrido que el texto de un boletín oficial? Seguramente no, pero a veces encontramos minas de información que nos resultan muy valiosas. Éste es el caso. Hoy, ochenta años después, recuperamos nombres de criptanenses de aquel tiempo, conocemos su edad, su oficio, cuánto tiempo llevaban residiendo en Campo de Criptana y a qué se dedicaban. Esto es mucho. Pero, sobre todo, lo que más me ha importado desde el momento en que decidí embarcarme en esta serie de artículos ha sido avivar la memoria. Espero haberlo hecho entre quienes han podido reconocido, quizá con emoción, en algunos de estos nombres a un antepasado.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

 

Anuncios