Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Trampas en el escrutinio y falsificaciones de la documentación electoral figuran entre algunas de las regularidades de que adolecieron aquellas elecciones municipales de febrero de 1922 en Campo de Criptana. Que no le extrañe tal cúmulo de despropósitos al lector. Tales cosas no ocurrieron solamente en Campo de Criptana. Fueron muchos los pueblos de la provincia en los que se dieron casos muy similares, y en algunos casos mucho más graves. Que no le extrañe, por supuesto.

Continuamos refiriendo aquellas regularidades, precisamente donde lo dejábamos ayer, y seguiremos dividiendo en capitulillos la materia para mayor claridad del asunto y comodidad del lector (y de uno mismo, el que escribe). Nos basamos en la publicación del expediente en el Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 22 de marzo de 1922.

He aquí, pues, las irregularidades que se dieron cada uno de esos puntos y consistieron:

Los muertos votantes

… en que en la lista de votantes figuran haber votado después de la mesa dos electores, uno de ellos fallecido, y en que no se devolvió a la Junta la lista de éstos y de incapacitados, citando las Reales órdenes y acuerdos de la Junta Central del Censo que a su juicio abonan su petición…

La documentación adicional

… y acompañando dos actas autorizadas por el Notario D. Augusto Encina y Crespo, una con el número 82, el día 12 de Febrero, y por D. Enrique García Duarte la otra, con el número 134, el 22 del mismo mes, ambas a requerimiento de D. Ricardo Rasines López, una instancia al Sr. Alcalde suscrita por D. Rafael Casarrubios, pidiendo se le releve del cargo de Secretario, inteno (sic ¿?), una certificación del Secretario del Ayuntamiento de la sesión celebrada en 18 de Febrero de 1918 por la Junta Repartidora de Consumos para resolver las reclamaciones producidas contra el reparto de aquel año y una copia simple de la sesión inaugural del Ayuntamiento celebrada el 1º de Enero de 1918.

Y ya que nos aparece el nombre de Ricardo Rasines López, bueno será que ampliemos algo la documentación, muy abundante para aquella época. Lo encontramos citado, por ejemplo, en un listado que recoge los nombres de los criptanenses que fueron elegidos por sorteo vocales asociados para componer junto con el Ayuntamiento la Junta Municipal a lo largo del año 1918, en tiempos en que ocupaba la alcaldía Marcelino Moreno. Lo encontramos como uno de los tres vocales de la “Segunda Sección”. Los otros dos eran Pudenciano Alberca Mínguez y Vicente Villacañas Mayoral (Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 18 de marzo de 1918).

Ese mismo año, allá por julio, mandó instruir un expediente para justificar el dominio una finca (Boletín Oficial de la Provincia de Ciudad Real, del 19 de agosto de 1918). Se nos dice de él que era “comerciante”. La finca era una casa con el número 23, de 300 metros, en la calle Convento, lindante con las de Bernardo Gómez, Ricardo Galindo y Agustina Treviño, valorada en 1.500 pesetas. Tres años después, en 1921, en tiempos en que era alcalde de Campo de Criptana Juan Vicente Alarcón y López Casero, lo encontramos en el listado de los mayores contribuyentes de Campo de Criptana. Ocupa el número 19, con una contribución de 330 pesetas con 32 céntimos (Boletín…, del 28 de marzo de 1921). En 1927, en la sesión del ayuntamiento criptanense del día 5 de enero, siendo alcalde interino de Campo de Criptana Eduardo Cueto, fue nombrado “depositario de fondos municipales” (Boletín…, del 24 de agosto de 1927).

Aquí acabamos por hoy, pero queda más materia. Y la dejaremos para continuar mañana. No es conveniente agotar hoy todas estas pequeñas historias criptanenses.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios