Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Unos años antes: Foto de Serafín Díaz Pacheco

Unos años antes: Foto de Serafín Díaz Pacheco

Así, entre muestras de tierra de García de los Salmones, las cosas de los propietarios y sus coetáneos, historias consistoriales de otros tiempos y boletines varios, se nos había ido completamente de la cabeza que hoy, 15 de enero, cumple este blog cinco años. Exactos. Comenzó este blog un día 15 de enero de 2012. Era domingo. Por las casualidades del calendario hoy, 15 de enero de 2017, también es domingo.

Pareció oportuno en consonancia con ello al que escribe dejar por un día a un lado las historias de cada día de este blog¸ que no son sino historias del día a día del Campo de Criptana de otros tiempos, y recordar ese día en que todo comenzó. No sabía muy bien qué quería hacer ni cómo hacerlo. Pero todo comenzó… y así hasta hoy.

Reconoce el que escribe que se lo pasa bien haciendo esto, que esto no ha sido nunca una obligación… la de escribir cada día, sino más bien una necesidad de sacar a la luz imágenes del Campo de Criptana del pasado, del más o menos lejano, del menos o más cercano… da igual.

Hoy, echando la vista atrás, contemplo lo escrito en el blog y pienso muchas veces si no será ya siendo hora de convertir lo escrito o, al menos, una parte de lo escrito, en libro, o en libros, porque para más de uno daría. Pero esa no es una preocupación que acucie en este momento, cuando quedan aún tantas y tantas historias por contar. A lo mejor el libro sale un día. No lo sé. A lo mejor tenemos que dejar esta decisión en manos del destino que, aunque traidorzuelo y casquivano, como suelo decir siempre, de vez en cuando nos depara sorpresas agradables con sus extraordinarias e increíbles piruetas.

El que estas cosas escribe

El que estas cosas escribe

Reconoce el que escribe que ha caído en el último momento, poco antes de escribir este artículo, en que hoy, exactamente hoy, se cumplía este quinto aniversario… un domingo 15 de enero. ¿Parece a veces que el tiempo no pasa? Pues sí y no. Cinco años es mucho, sobre todo ya después de mil setecientos y pico artículos después. Habrá el que escribe cometido errores. Seguramente. Y por ello de vez en cuando tiene el que escribe que purgar erratas en un artículo ad hoc. Cuando se ha escrito tanto, los errores se empeñan en estar presentes. Por supuesto, solo está libre de errores el que no escribe. Y éste no es el caso.

Cinco años después… y tantos y tantos lectores que se han ido convirtiendo en amigos, que han comentado y que han enriquecido con sus observaciones lo que aquí se escribe. Supongo que lo mejor de todo es que un blog lo hacemos entre todos, entre el que escribe y entre los que comentan. Esa es la razón de ser de Criptana en el tiempo. Esa fue la razón y origen de todo un 15 de enero de 2012, y esa es un 15 de enero de 2017. Cinco años no es nada… ¿o sí? El próximo 15 de enero domingo será en 2023. A lo mejor tenemos que repetir aniversario entonces. O a lo mejor no. Nunca se sabe.

Mañana retomará este blog su marcha cotidiana, y volverán las historias de personajes de Campo de Criptana de otros tiempos, de vidas cotidianas del pasado que quedaron plasmadas en un momento y para siempre en fotografías, en documentos, en periódicos y en revistas… y también en boletines, tan aburridos unas veces, tan sustanciosos otras.

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO