Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Calle Convento: Foto de José Manuel Cañas Reíllo (2015)

De la abundante y rica proliferación de datos que nos proporcionaron las actividades económicas y negocios criptanenses cuyas denominaciones comenzaban por la letra “M”, pasamos ahora a la discreta “N”. Discreta, decimos, porque solo tres entradas se registran con esta letra como inicial para Campo de Criptana en el Anuario Comercial Manchego de los años 1965-1966. Y de las tres, “Neumáticos”, “Norias” y “Notarios”, sólo dos nos son válidas, porque una de ellas, la de “Norias” remite a otro lugar (“Fábricas de Cangilones”). Y este lugar ni siquiera corresponde a la “N”. Y así la cosa, como sin quererlo, se nos queda la N en dos entradas que podamos aducir aquí. Y no acaba aquí la escasez de la “N”, porque hay más: de las dos entradas que registra, sólo presenta un ítem para cada una de ellas. En total, serán dos los negocios y actividades comerciales y profesionales incluidas en la “N”.

Veamos, pues, lo poco que nos da de sí la “N”.  Y comenzaremos por el capítulo de “Neumáticos”. El nombre que se registra es:

Luis María Enríquez Serena.- Convento, 23.

Y acabaremos en “Notarios”, también con un único nombre, que es:

Fernando Pérez de Camino Isaiz.- Calvo Sotelo, 26.

Y así, aquí acabamos lo que tenemos que decir de las entradas en “N” en aquel Anuario Comercial, escasez llamativa que no tiene nada que ver con la ubérrima presencia de nuestra admirada  “M”.

Y, siguiendo el orden natural de las cosas y el que dicta la naturaleza, que no es sino el que dicta el alfabeto, que en esto es un extraordinario ejemplo de buen hacer en asuntos de orden, pasamos a la “O”. Y si tan poco hallamos en la “N”, menos hallaremos en la “O”, pues solo dos entradas hay, y para ninguna de ellas se registran nombres. En ambos casos, se remite a otros apartados. El primero es el de “Obras”, y se remite a “Maestros de”, que a su vez envía a “Albañiles”. El segundo es el de “Odontólogos”, que remita a “Médicos”.

Y una vez pasada esta travesía por el desierto que son la “N” y la “O” en este Anuario, reencontraremos de nuevo una desbordante abundancia: La de la letra “P”. Allí tendremos “Panaderos”, “Papelerías y librerías”, “Paqueterías”, “Peluquerías”, “Pensiones”, “Perfumerías”, “Pescaderías”, “Pieles”, “Piensos”… y mucho más. ¡Qué alegría: De nuevo, la abundancia!

JOSÉ MANUEL CAÑAS REÍLLO

Anuncios